Bruno Stagno

Enviar
Lunes 3 Junio, 2013

Memorias mías Los caminos menos transitados: la administración Arias Sánchez y la redefinición de la política exterior de Costa Rica 2006-2010 (EUNA), relatan los entretelones del establecimiento de relaciones con China


Costa Rica-China: sexto aniversario


Al cumplirse el sexto aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre Costa Rica y la República Popular China (1 de junio 2007), y ver dicho evento coronado con una visita oficial del Presidente Xi Yinping cargada de simbolismo, es gratificante observar que los resultados concretos de esa histórica decisión continúan en el tiempo. Felicidades a quienes a ambos lados del Océano Pacífico hicieron esta segunda visita de un Presidente de la República Popular China a Costa Rica una realidad.
Cada 1 de junio rememoro el camino que recorrimos junto al Presidente Óscar Arias Sánchez en nuestro acercamiento con la República Popular China y me alegro que ningún gobierno anterior se haya animado a realizar dicho giro diplomático con antelación. Gracias al tiempo perdido por otros, tuve la extraordinaria oportunidad de participar en una decisión a la cual hace rato le había llegado su hora. Ahora, además, puedo compartir esa extraordinaria experiencia.
Como toda decisión de envergadura, el proceso que nos llevó al establecimiento de relaciones diplomáticas con la República Popular China tuvo sus complejidades y dificultades. Una de ellas, la cual aceptamos con el Presidente Arias Sánchez desde el inicio, es que no podíamos operar este cambio en público. O para citar a mi mentor George F. Kennan, “quien quiere jugar a las cartas con todas sus cartas descubiertas sobre la mesa debería evitar el selecto y oneroso juego del póker.”
En cierta medida, el acercamiento con la República Popular China fue un juego de póker. Jugamos varias partidas a la vez: con los negociadores del otro lado de la mesa, contra otros países de la región interesados en llegar primero, e incluso, contra otras coyunturas internas y externas que de una u otra manera afectaban nuestro juego en mano. Y como en todo juego, hubo un elemento de azar.
Entrados ya en el sexto aniversario, podemos revelar qué cartas tuvimos en mano e incluso qué cartas había en el mazo. La Editorial de la Universidad Nacional (EUNA) ha recientemente publicado unas memorias mías tituladas Los caminos menos transitados: la administración Arias Sánchez y la redefinición de la política exterior de Costa Rica 2006-2010 que relatan los entretelones del establecimiento de relaciones con China.
Creo que esta obra contiene lo que probablemente será la versión más completa de cómo se gestó y ejecutó este giro diplomático por el simple hecho que tuve el privilegio de ser un actor de primera línea.
La intención de compartir los entretelones de esta entre otras decisiones o acciones relevantes de la segunda administración Arias Sánchez, no es para imponer una verdad. Acepto en línea con Kurt Gödel que “todas las verdades, incluso aquellas que aparentan ser inmunes a cualquier posibilidad de revisión, son esencialmente fabricadas.” Pero también, como diría Oscar Wilde, “no defiendo mi conducta, la explico” esta vez con las cartas sobre la mesa.

Bruno Stagno Ugarte