Costa Rica en la mira de los ciberdelincuentes
Costa Rica experimenta una tendencia mundial en lo que respecta al cibercrimen, debido al crecimiento de su industria y economía. Fidel Barquero/La República
Enviar

Costa Rica en la mira de los ciberdelincuentes


La proliferación de conexiones de banda ancha a Internet y el acceso a través de dispositivos móviles como smartphones y tabletas, ha disparado el número de actividades delictivas en el ciberespacio y Costa Rica no es la excepción.
Una encuesta realizada por la empresa de seguridad informática Kaspersky Lab, registró más de 588 mil incidentes el año pasado, donde un 21,6% de ellos fue un intento de infección por virus informático o código malicioso.
Cuando hablamos de cibercrimen incluye el robo de propiedad intelectual, secuestrar cuentas bancarias en línea, crear y distribuir virus en otros equipos, publicar información confidencial en Internet o afectar la infraestructura física de una empresa o entidad de Gobierno.
El mismo informe de Kaspersky encontró que los piratas informáticos no solamente actúan a través de las redes en línea, ya que casi un 31% de los ataques lo realizan a través de llaves maya o USB y discos duros externos.
“En la actualidad muchas organizaciones carecen de herramientas y procesos adecuados que las protejan del fraude de manera adecuada. Esto junto con las cada vez más avanzadas técnicas para vulnerar la información de las empresas hace que esto sea muy atractivo para los cibercriminales”, explicó Javier Galindo, CEO de ITAC.
La primera forma de evitar el cibercrimen es la prevención y control de sus sistemas, donde las compañías cuenten con soluciones de intercambio robusto de archivos que disminuya el riesgo de fraude y fuga de información, al minimizar el contacto de usuarios con archivos confidenciales.
La transferencia automatizada y segura de archivos permite optimizar, centralizar y organizar los procesos de intercambio entre sucursales, clientes y socios de negocio; esto mediante el uso de estándares de cifrado y firmas digitales, sin requerir la modificación de las aplicaciones que generan o reciben estos archivos.
De igual manera herramientas que monitoreen los archivos permiten tener visibilidad de lo que ocurre en función de la hora, fecha, persona que genera o descarga y tipo de archivo, hacen que una compañía tenga la trazabilidad de cada uno de ellos cuando se transfieren dentro y fuera de la misma; evitando así posibles vulnerabilidades y fugas de información sensible.
Es por eso que se debe acelerar el cumplimiento de reglamentaciones gubernamentales en las compañías para la protección de la información, tales como PCI, ISO27001 y HIPPA, entre otras.
Mientras las organizaciones no tengan ese nivel de consciencia en protegerse del fraude, se seguirán presentando estos hechos. Incluso algunas pueden estar sufriendo de esta situación sin conocerlo y sufrir pérdidas millonarias por este suceso.


Johnny Castro
[email protected]

Ver comentarios