Costa Rica desaprovecha capacidad instalada para exportar electricidad
Enviar

Ventas al exterior mejorarían ingresos

Costa Rica desaprovecha capacidad instalada para exportar electricidad

Menor demanda incrementaría tarifas; ICE lo desmiente

Costa Rica podría aprovechar su mayor capacidad instalada de energías limpias para exportar más electricidad a otros países y así evitar alzas tarifarias por el servicio en el país.
Esta salida sería la alternativa a una oferta de generación eléctrica, tanto hidroeléctrica como eólica, mayor a la que se está dando en el país, principalmente en el sector industrial.
Si bien la construcción de plantas eléctricas es una apuesta al futuro, también preocupa el hecho de que las plantas hidroeléctricas tienen una inversión inicial más costosa.
Si la demanda no crece, el ICE podría solicitar que los costos por los nuevos proyectos se trasladen a las tarifas. Esto incluiría no solo el financiamiento para construirlos sino su misma operación, y el pago de alquiler de las plantas de generación privada.
El aumento podría llegar incluso al 15%, externó Carlos Roldán, coordinador del Programa de Energías Limpias del Instituto Tecnológico y director ejecutivo de la Cámara de Grandes Consumidores de Energía.
Lo anterior fue desmentido por Francisco Garro, director de Planificación Financiera del ICE, quien aseguró que era irresponsable especular sobre un alza de tarifas cuando existe una clara tendencia a la baja y un panorama positivo con la entrada en operación de la planta Reventazón, uno de los proyectos cuestionados por Roldán.
Dicha hidroeléctrica, que entraría en operación el año próximo, tendrá capacidad de 300 megavatios. Su costo es de $1.400 millones, y se financia a través de créditos con bancos como el BID y el BCIE.
Con la puesta en operación de esta y otras centrales, el país tendría capacidad para producir 2.329 gigavatios/hora adicionales. La inversión ronda los $2 mil millones.
Un posible efecto en las tarifas dependería más de las condiciones de financiamiento que por el efecto de la demanda, aseguró Juan Manuel Quesada, intendente de Energía de la Aresep.
Una de las soluciones sería la de exportar electricidad. Existe un alto potencial en la región debido a que se generan más de 10 mil megavatios hora con el uso de combustibles fósiles, principalmente Honduras y Panamá.
Si se ofrecieran 2 mil gigavatios horas a un precio de $0,11 por kilovatio, el ICE recibiría ingresos adicionales por ¢120 mil millones. Esta suma no solo cubriría los gastos adicionales de las nuevas plantas, sino que también bajarían las tarifas nacionales en un 5%.
No obstante, habría limitaciones en las líneas de transmisión regionales, por lo que se requeriría voluntad política para impulsar la exportación de energía.
El país es miembro del Sistema de Interconexión Eléctrica de los Países de América Central.
Para el segundo trimestre de este año se espera una rebaja del 20% en los costos de las tarifas eléctricas, debido a la generación casi nula por medio de combustibles fósiles.
El tema del precio en las tarifas eléctricas ha sido un reclamo constante por parte del sector industrial, al considerar que es un importante componente en sus costos marginales. Esto provoca que Costa Rica pierda competitividad con otros países que ofrecen tarifas eléctricas más bajas.

201503102225310.n55.jpg

Rodrigo Díaz
[email protected]

Ver comentarios