Enviar
Hoy es el es Día de la Tierra
Costa Rica, a la cabeza en la carrera de la C-neutralidad
Noruega, Nueva Zelanda e Islandia persiguen la misma meta
Sello de carbono neutro daría ventajas comerciales


Costa Rica acelera en la lucha por convertirse en un país carbono neutral de cara a 2021; ese sello podría reportar al país grandes beneficios económicos.
La carbono neutralidad consiste en que el nivel de mitigación del dióxido de carbono (CO2, principal causante del efecto invernadero) compense la emisión de este gas a la atmósfera a través de la protección de los bosques, nuevas plantaciones o mejoras tecnológicas.
Nuestro país tiene previsto convertirse en carbono neutro en 2021. Noruega, Nueva Zelanda e Islandia son sus compañeros de viaje.
Para conseguir este objetivo, complicado en el mejor de los casos, el país va a comenzar a normar mediante una certificación a las empresas que mitiguen sus emisiones de carbono.
El sello estará avalado por la Entidad Costarricense de Acreditaciones (ECA). La Escuela Agrícola del Trópico Húmedo (Earth) trabaja con una veintena de empresas a la espera de que la ECA dé el pistoletazo de salida a este.
“Somos optimistas” respecto a que el país obtenga esa distinción en el plazo de una década, expresó Edmundo Castro, director de la Unidad de Carbono Neutro de la Earth.
Ese optimismo lo funda en el interés de que las empresas instaladas en territorio nacional han mostrado respecto al tema, ya que “ven una gran oportunidad de competitividad para el país”.
Esa ventaja comercial vendría dada por la preocupación ambiental de las nuevas generaciones, los futuros consumidores, que optarán por productos con un sello verde certificado como el que daría el Carbono Neutro.
Para conseguir este objetivo se haría necesaria una certificación masiva de las empresas.
En todo caso, Castro insiste en que la neutralidad es más “un compromiso humano” que una certificación.
La meta puede lograrse bien a través de reducción de emisiones mediante avances tecnológicos, o de protección de bosques y siembra de árboles.
“Lo más importante es que existe una conciencia”, dijo Orlando Chinchilla, director del Instituto de Investigación y Servicios Forestales de la Universidad Nacional.
Mientras los países industrializados pueden poner su acento en la tecnología, el fuerte de Costa Rica es la amplia superficie boscosa.
Si bien esa superficie forestal es el punto en el que se apoya nuestro país para alcanzar el objetivo, no nos podemos olvidar de la aplicación de tecnologías limpias, manifestó Chinchilla, quien además insistió que no será fácil de lograr.
Los sectores más contaminantes en nuestro país son el transporte, tanto individual como colectivo, la industria y la ganadería (emisor de gas metano más que de carbono).

Daniel Zueras
[email protected]
Ver comentarios