Enviar
Países terminan defensa sobre navegación en el San Juan y ahora esperan sentencia
Costa Rica concluye acusación por río San Juan

• Diplomacia nacional asegura que país vecino violó el tratado fronterizo Cañas-Jerez de 1858 y pidió indemnización por daños causados
• Nicaragüenses cuestionaron que uno de los juristas que deliberarán en el caso representaría los intereses costarricenses

Carlos J. Mora
[email protected]

Todo está hecho. Tanto Costa Rica como Nicaragua no tienen nada más que hacer en el caso del conflicto de navegación en el río San Juan, solo esperar la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Holanda.
El viernes concluyeron las audiencias en las cuales ambos países presentaron sus descargos.
Durante la etapa oral, los temas turístico, comercial y de seguridad privaron en el debate.
En su demanda, Costa Rica mantuvo que Nicaragua, especialmente desde finales de la década de los 90, ha impuesto restricciones a la navegación de barcos costarricenses en el río San Juan, lo cual supone una violación del artículo VI del Tratado de Límites (también conocido como Tratado Cañas-Jerez), firmado en 1858.
El punto fuerte de la defensa costarricense radica en aclarar “con argumentos sólidos el error de interpretación que se hizo del acuerdo redactado en inglés entre ambas naciones”, aseguró Bruno Stagno, canciller costarricense, durante la última etapa de la pugna con el país vecino.
“El país no quiere ni una sola gota del río San Juan, sino gozar del derecho que tiene a navegar en él con diferentes propósitos. Nosotros solamente hemos reiterado que desde un principio el documento y el acuerdo es claro en que se habló de propósitos no con objeto de comercializar o negocios, ese es un detalle muy importante que da paso a la defensa de nuestra teoría y esperamos sea resuelta de una sola vez”, argumentó Stagno.
Costa Rica pidió a la CIJ que fije una indemnización para compensarle por los daños sufridos a causa de la actitud de las autoridades nicaragüenses.
Nicaragua, por su parte, defiende que el tratado de gestión del río solamente permite a Costa Rica navegar con mercancía a bordo, pero no con turistas, pasajeros, ni portando armas.
Para las autoridades nicaragüenses nada de lo dicho por Costa Rica los ha tomado por sorpresa, de acuerdo con Carlos Argüello, embajador de Nicaragua en Holanda, quien actúa como agente legal en este juicio.
“Lo que hemos escuchado no es más que una respuesta de Costa Rica a los alegatos presentados por Nicaragua en julio del año pasado. Francamente, no hay cosas particularmente nuevas como para decir que nos ha tomado algo por sorpresa o inesperadamente, creemos que tenemos todo a favor en este juicio”, comentó Argüello.
En medio del debate, Nicaragua cuestionó que uno de los juristas que deliberará en el caso habría representado los intereses costarricenses ante el organismo internacional. En ese sentido hablaron de Antonio Cancado.
“Resulta que ahora Cancado va a participar como juez y parte en las deliberaciones, este señor es más tico que otra cosa, el vivió en ese país durante muchos años y está bien identificado con el país vecino”, afirmó Norman Caldera, ex canciller de Nicaragua.
Al respecto, las autoridades costarricenses no se han manifestado.
Concluida la etapa de audiencias, la CIJ dispone de varios meses para emitir su fallo, que es inapelable. De acuerdo con la experiencia de otros casos, es probable que la sentencia se emita en el transcurso de este año.





Ver comentarios