Corazones tecnológicos
Enviar
Corazones tecnológicos

Presentado el primer corazón con material orgánico que imita al humano

París
EFE

El primer corazón totalmente artificial fabricado con materiales orgánicos que evitan la coagulación de la sangre y regula los fluidos de forma automática fue presentado por un equipo de investigadores franceses, que esperan proceder al primer trasplante dentro de dos años.
“Este órgano responderá a las necesidades de pacientes que sufren de un infarto masivo o que no tienen acceso a un corazón humano y les permitirá tener una vida normal”, aseguró el profesor Alain Carpentier, médico del hospital Georges Pompidou de París y director del proyecto.

El nuevo corazón resuelve los dos principales problemas a los que hasta ahora se habían enfrentado las prótesis cardiacas artificiales.
Al contacto con materiales artificiales, la sangre crea coágulos que multiplican los riesgos de accidentes cardiovasculares.
El material orgánico utilizado es de origen animal, similar al empleado habitualmente para fabricar válvulas cardiacas.
Por otro lado, los antecesores de la prótesis no regulaban de forma automática la actividad cardiaca, sujeta a cambios en función de la actividad del portador.
El nuevo corazón está dotado de captores electrónicos y de un complejo sistema electromecánico que detecta la posición en la que se encuentra el paciente, de pie, sentado o tumbado, además de la presión venosa y arterial ligada a su actividad, por lo que adapta la frecuencia cardiaca y el fluido a las diferentes situaciones.
“La idea es que el paciente que lleve este corazón pueda incluso correr sin tener que preocuparse de regular la prótesis”, explicó Carpentier.
Es la primera prótesis “que imita las propiedades fisiológicas de un corazón humano real”.
El instrumental que incluye el corazón se ha inspirado en el que se usa en la fabricación de tecnología punta para aviones y satélites.
Uno de los retos más importantes del proyecto era la miniaturización del instrumental, puesto que el corazón tiene la misma talla y el mismo aspecto que uno humano.
El costo final de cada corazón artificial será similar al de un trasplante humano.
La principal limitación de la prótesis está ligada a su sistema de alimentación, ya que funciona con baterías que deben ser recargadas.
“En la actualidad estas baterías duran entre cinco y seis horas, pero estoy convencido de que con los progresos técnicos en esta materia, cuando procedamos a los primeros trasplantes su autonomía será mayor”, afirmó Carpentier.

Ver comentarios