Logo La República

Martes, 11 de diciembre de 2018



ACCIÓN


Copa del Rey catalana

Redacción La República [email protected] | Lunes 23 mayo, 2016

Los jugadores del Barcelona festejan la conquista de la Copa que sostiene su capitán, Andrés Iniesta. Josep Lago-AFP/La República


El Barcelona ganó la Copa del Rey al Sevilla (2-0) en un partido agónico, con la expulsión de Javier Mascherano en la primera parte, la de Éver Banega en el minuto 90 y con un gol en la prórroga de Jordi Alba que, junto a otro de Neymar, sellaron un partido inmenso de Iniesta y Piqué, protagonistas absolutos del título que dio un doblete al cuadro azulgrana.
Los dos escribieron su nombre en la final con letras de oro. Ambos aguantaron a su equipo, que vivió en el alambre casi todo el partido por la desaparición de Mascherano que no pudo aprovechar el Sevilla. La culpa la tuvieron los dos jugadores azulgranas. Entre ambos, dieron la Copa al equipo de Luis Enrique.
Emery, ante la baja por sanción del francés Steven N'Zonzi, acertó retrasando al argentino Éver Banega. A un paso de marcharse al Inter de Milán, el centrocampista sevillista dio un recital durante un gran tramo del partido. Es mucho mejor con más visión de campo. Manejando los tiempos, con pases casi siempre acertados, aporta más que actuando como una especie de mediapunta.
Con Banega intratable, el Barcelona solo encontró la inspiración en Andrés Iniesta, que está en un estado de forma salvaje a menos de un mes del inicio de la Eurocopa. Los únicos momentos brillantes del equipo de Luis Enrique al principio los protagonizó él.
Y es que tras la expulsión de Mascherano, llegó la lesión de Luis Suárez. El artífice del título de Liga desapareció del choque por un tirón muscular cuando quedaban 33 minutos. Rafinha salió al campo y, ahora sí, comenzó el acoso final sevillista.
El equipo de Luis Enrique se encomendó a Gerard Piqué, inmenso toda la noche. El central despejó todo lo que llegó al área de Ter Stegen. Fue un muro de hormigón infranqueable. Él solo se bastó para sostener al Barcelona.
El Sevilla perdió su oportunidad. Perdonó casi todo un periodo con un jugador más y lo pagó. Tardo en venirse abajo lo que tardó Messi en aparecer casi por primera vez con un pase de ensueño a Jordi Alba, que entró por la izquierda como una moto para batir a Sergio Rico a los seis minutos de la prórroga.
El segundo llegó por medio de Neymar, pero fue testimonial. La Copa es de Piqué y de Iniesta. La inmensidad de ambos en un choque lleno de incidentes (hasta se lesionó el árbitro), encumbró al Barcelona.

 

Más campeones

Copa Italia
Milán 0-1 Juventus
(Álvaro Morata al 110’)


Copa de Alemania
Bayern Múnich 0-0 Borussia Dortmund
(Bayern ganó 4-3 en penales)


Copa FA
Crystal Palace 1-2 Manchester United
(Jason Puncheon para el Crystal al 78’. Juan Mata al 81’ y Jese Lingard al 110’ para el United)


Copa de Francia
Olympique Marsella 2-4 PSG
(Florian Thauvin al 12’ y Michy Batshuayi al 87’ para el Marsella. Blaise Matuidi al 3’, Zlatan Ibrahimovic al 47’ y al 82’ y Edison Cavani al 57’ para el PSG)


Copa de la Liga
Marítimo 2-6 Benfica
(Joao Diogo al 45’ y Fránsergio al 83’ para el Marítimo. Jonás al 11’, Mitroglou al 18’ y al 38’, Nicolás Gaitán al 77’, Jardel al 90’ y Raúl Jiménez al 90’ para el Benfica)