Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Copa América busca nuevos socios después del escándalo de FIFA

Bloomberg | Miércoles 21 octubre, 2015 12:00 am



El evento futbolístico central en el escándalo por corrupción en FIFA está abierto a los negocios, pero negocios legítimos.
La Copa América Centenario, que presenta a 16 selecciones nacionales de América del Norte y del Sur, tiene como objetivo celebrar el centésimo aniversario del campeonato regional más antiguo del fútbol. Derivó en cambio en un remolino de coimas conforme las autoridades estadounidenses denunciaron que los dirigentes futbolísticos vendieron los derechos a la empresa de marketing deportivo Datisa por millones de dólares en sobornos.
Ahora, las dos organizaciones responsables de la competencia en junio de 2016 recuperaron los derechos y realizarán nuevas licitaciones ya la semana próxima, dijo una persona al tanto del tema. Compañías estadounidenses que anteriormente habían sido excluidas podrán participar libremente, dijo la persona, que pidió mantener su anonimato dado que el asunto no es público.
La Conmebol, el organismo regional responsable del fútbol en Sudamérica, anunció el viernes que había recuperado el patrocinio y los derechos televisivos para el campeonato. La Concacaf, el grupo responsable del juego en América del Norte y Central, realizará el mismo anuncio ya el martes por la tarde, dijo la persona.
En una conferencia de prensa en Miami el año pasado, los dirigentes de ambos organismos dijeron que ampliarían el campeonato sudamericano de fútbol más prestigioso y que jugarían por primera vez en los Estados Unidos. La competencia presentará a los equipos de Brasil, Argentina, México y los Estados Unidos y exhibirá a estrellas como el argentino Lionel Messi y el brasileño Neymar.
El afán de lucrar con el evento fue el centro de una acusación de la justicia estadounidense en mayo. Fueron acusadas 14 personas, entre éstas Jeffrey Webb, el ex presidente de la Concacaf, ex dirigentes del fútbol sudamericano y ejecutivos de marketing deportivo de los Estados Unidos, Brasil y Argentina. Webb se declaró inocente.