Coopesa y Recope deben desalojar aeropuerto antes de octubre de 2010
Enviar
Acuerdo entre HASDC y el Gobierno estableció fecha límite para salida
Coopesa y Recope deben desalojar aeropuerto antes de octubre de 2010


Danny Canales
[email protected]

Los terrenos que ocupan la compañía Coopesa y la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope) dentro del aeropuerto Juan Santamaría deberán ser desocupados antes de octubre de 2010.
A ese acuerdo llegaron los representantes del Gobierno y de Houston Airport System Development Corporation (HASDC), en el documento que enviaron a la Contraloría donde consultaron si procedía la compra del 95% de las acciones de Alterra.

La necesidad de desocupar esas tierras responde a que en caso de que HASDC asuma el aeropuerto deberá construir en ese espacio las nuevas instalaciones que tendrá el Juan Santamaría.
En el arreglo, se exonera a HASDC de pagar los $5,7 millones contemplados en el contrato para el traslado de las instalaciones de la Cooperativa Autogestionaria de Servicios Aeroindustriales (Coopesa) y a cambio la empresa perdona al Estado la cancelación de casi $915 mil anuales.
Ese dinero corresponde a la indemnización que paga Aviación Civil a Alterra por la negativa de la cooperativa de cancelar las tarifas estimadas en el contrato por el alquiler de las instalaciones que tiene en el Juan Santamaría.
Al ser consultados, los representantes de Coopesa y de Recope respondieron que están dispuestos a desalojar el campo que ocupan en el aeropuerto.
Sin embargo, como condición para remover sus instalaciones, la Cooperativa solicitó al Estado que le facilite un lote al sur del aeropuerto y que se le indemnice, comunicó Rimsky Buitrago, gerente general de Coopesa.
En cuanto al nuevo terreno, Buitrago dijo que tendría que ser por lo menos de seis hectáreas, que es lo que mide el que ocupan actualmente, en tanto que la indemnización –aun no se ha definido el monto– sería para construir las nuevas instalaciones.
La cooperativa se dedica desde hace 45 años al mantenimiento de aviones. El taller que tiene dentro del Juan Santamaría mide 59,4 mil metros cuadrados.
Coopesa y el Gobierno mantienen una disputa desde 1998 cuando la cooperativa se negó a pagar el aumento que le aplicó el Consejo Técnico de Aviación Civil (Cetac) —de $0,25 a $2,5 por metro cuadrado— por alquiler de los terrenos que utiliza en el aeropuerto.
Como reacción, el Cetac gestionó el desalojo de la Cooperativa pero hasta ahora no ha sido posible pues el debate se encuentra en los tribunales.
Mientras tanto, el Estado es el que ha tenido que asumir el pago del alquiler de Coopesa ya que de lo contrario estaría incumpliendo el contrato de modernización del aeropuerto.
En el caso del traslado de las instalaciones que tiene Recope dentro del Juan Santamaría la situación es distinta, pues ya gestionan la contratación de la empresa que construirá las nuevas instalaciones.
La nueva estación de suministro de combustible de aeronaves se construirá al oeste de donde se encuentran el plantel actual.
La obra le fue adjudicada a un consorcio liderado por la compañía costarricense Edica Limitada, las estadounidenses Staunton Chow P.C. y Safe Fueling Equipment Inc.
No obstante, el proceso se demoró debido a que el grupo constructor solicitó un ajuste de los costos del proyecto para compensar el aumento en el precio de los materiales. El costo original era de $22 millones.
Ambas partes ya llegaron a un acuerdo para la actualización de los costos y se espera en las próximas semanas estar firmando el contrato.

Ver comentarios