Cooperativa de caficultores produce café carbono-neutro
“En los últimos años el cambio climático está afectando la producción y los precios del café, debido a esta razón necesitamos transformar la actividad cafetalera para enfrentar los retos”, dijo Roberto Mata, gerente general de Coopedota. Gerson Vargas/La República
Enviar

201606012111100.rec-2.gif
Reducir costos operativos y vender un producto orgánico, buscado por consumidores más exigentes, llevó a Coopedota a producir un café carbono neutro.
Esta distinción se dio hace cinco años, pero no es hasta esta fecha que se pueden analizar las ganancias y beneficios de ser carbono neutrales.
Coopedota es una cooperativa de caficultores con más de 850 asociados, ubicada en la zona de Los Santos, específicamente en Santa María de Dota.
Esta organización exporta el 95% del café que produce a países como Alemania, Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Japón, Corea, China y Australia.
Sin embargo, la cooperativa busca vender un café más especializado y con conciencia ambiental, características que el cliente extranjero requiere cada vez más.
Por esa razón es que la Cooperativa logró compensar sus emisiones desde la plantación hasta el consumidor final.
“Son beneficios en dos vías, desde el ahorro en costos operativos, hasta la imagen de la empresa y la adquisición de productos verdes”, dijo Roberto Mata, gerente general de Coopedota.
Gracias a esta certificación, ya tiene cinco productos segmentados para diferentes públicos, que son Café Quetzal, Dota, Hermosa, Carbono Neutral y Orgánico.
La compañía logró sustituir un 95% de la leña que se utilizaba en el secado de café con la misma cascarilla del grano, redujo un 35% del consumo eléctrico a través de un programa de eficiencia así como el consumo de agua en un 80%.
Además, implementó el uso de fertilizantes orgánicos en el cultivo del café y en el de todos sus asociados.
“En los últimos años el cambio climático está afectando la producción y los precios del café, debido a esta razón necesitamos transformar la actividad cafetalera para enfrentar los retos”, agregó Mata.
Todo inició desde hace más de diez años, cuando la Cooperativa adaptó prácticas sostenibles en su cadena de valor para producir uno de los mejores cafés del mundo, catalogados por organismos internacionales y de cata.
La cooperativa desarrolló un programa de gestión de residuos en conjunto con la comunidad, como parte de su visión orientada a garantizar la buena calidad del café de la zona y generar bienestar a la comunidad.



Ver comentarios