Logo La República

Sábado, 17 de noviembre de 2018



NACIONALES


Cooperación japonesa celebra 45 años de apoyo en Costa Rica

Fabio Parreaguirre [email protected] | Viernes 03 agosto, 2018

Hideo Maeda, representante residente de JICA en Costa Rica
Hideo Maeda, representante residente de JICA en Costa Rica, con el resto del equipo. Esteban Monge/La República


La Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA por sus siglas en inglés) celebra 45 años de la firma del convenio del Programa de Voluntarios Japoneses para la Cooperación en el Extranjero (JOCV). Con esto, profesionales en distintas áreas y especialidades, han apoyan labores o proyectos tanto de instituciones gubernamentales como de ONGs en todo el país.

El Programa JOCV inició en el país en el año 1973, con la firma de un convenio entre los gobiernos de Costa Rica y Japón, el cual se ratificó en 1984 con la Ley No. 6938. En el año 1974, arrancó oficialmente la ayuda de los voluntarios japoneses, que rondan entre los 20 y 39 años de edad.

A partir del año 2000, JICA establece la modalidad de voluntarios “seniors” o de edad madura - entre 40 y 69 años de edad quienes cuentan con amplia experiencia y un nivel de especialización más alto.

Estos colaboradores del Japón brindan sus conocimientos y trabajo por un periodo de 2 años, con la disponibilidad de trabajar en todo el territorio nacional. Durante ese tiempo, el voluntario debe proponer y realizar proyectos que cubran la necesidad o el requerimiento que la institución le solicita, mientras es supervisado y apoyado por un funcionario del área asignada como contraparte.

“Costa Rica y Japón son naciones que comparten ideales de paz, desarrollo y protección al medio ambiente. Nos llena de orgullo contar con más de 650 voluntarios que han venido a Costa Rica a dar lo mejor de sí mismos. Profesionales con un alto espíritu de entrega y disciplina. Todos y cada uno de nosotros, voluntarios y personal administrativo japonés, nos hemos sentido como en casa en Costa Rica”, dijo Hideo Maeda, representante residente de JICA en Costa Rica.

Algunas de las áreas en las que han trabajado los voluntarios son: agricultura orgánica, educación ambiental, tecnología de la información, tecnología industrial, economía, salud, enseñanza del idioma japonés, promoción de la equidad, promoción del deporte, entre otros.