Enviar

Debe darse minucioso seguimiento a la totalidad de los acuerdos o contratos firmados en esta ocasión con China, a fin de que los mismos favorezcan los intereses de ambos países del modo más justo


Contratos justos para Costa Rica

Más del 80 por ciento de los productos que el país exporta circulan por la ruta 32 porque es la que lleva al puerto de Moín, en Limón.
Es por eso que se destaca como muy importante la noticia de que se han vencido escollos que podrían haber demorado aún más la ampliación y mejora de dicha ruta.
La visita de Estado del presidente Solís a China tiene —según el Gobierno ha informado— como principal objetivo establecer una agenda bilateral de al menos mediano plazo y que, entre otros, contribuya a cumplir con el Plan Nacional de Desarrollo propuesto por este Gobierno.
Esto es lógico, al ser nuestro país el único de la región que inició relaciones con China durante la administración Arias, luego del rompimiento de las mismas con Taiwán, lo que sin duda debería ser aprovechado por ambas naciones según sus necesidades.
En las negociaciones relacionadas con el préstamo con el Banco de Exportaciones e Importaciones de China, que brindará los recursos a la empresa CHEC, para que edifique la carretera en el Caribe costarricense, se obtuvieron importantes logros.
El mencionado Banco accedió a que los bienes nacionales no sean sujeto de persecución en caso de falta o diferendo de pago por ser eso inconstitucional en Costa Rica.
También se negocia con China que, en caso de diferendo con la empresa constructora y concesionaria, la sede de arbitraje no sea Pekín, lo que colocaría a nuestro país en desventaja.
Pero además para este préstamo no se contaba con un anteproyecto que validara el costo de las obras y se habían presupuestado solamente $10 millones para las expropiaciones, de acuerdo con lo informado en una nota de este medio ayer.
De haberse firmado el contrato de préstamo con el banco de China, tal como lo había aprobado el Gobierno anterior y sin la adenda acordada ahora, que modifica los aspectos mencionados, habríamos tenido probablemente un ejemplo más de gestión deficiente en cuanto a defender los intereses de Costa Rica.
Es por eso que, entre otras cosas, resulta de la mayor importancia que de este tipo de negociaciones se informe como corresponde a la población antes de la firma de los contratos.
Hemos visto demasiados casos en que contratos deficientes desde el punto de vista de los intereses nacionales, demoran luego las obras cuando salen a la luz los problemas generados por una inadecuada negociación.
Es por eso también que debe darse minucioso seguimiento a la totalidad de los acuerdos o contratos firmados en esta ocasión con China, a fin de que los mismos favorezcan los intereses de ambos países del modo más justo.
 

Ver comentarios