Logo La República

Domingo, 16 de diciembre de 2018



NACIONALES


Contrato con APM permite reajuste el año próximo

Rodrigo Díaz [email protected] | Jueves 26 febrero, 2015



Gobierno podría reconocer incremento en costos si empresa lo demuestra

Contrato con APM permite reajuste el año próximo

Ampliación de plazo de concesión o revisión de tarifas, entre las alternativas que plantea el contrato

La espera de años para lograr que se diera la orden de inicio de las obras del nuevo puerto de contenedores de Moín podría generar que el gobierno ahora deba reconocer un incremento en costos de construcción de la primera fase de dicha terminal.

A esta altura, ya el muelle de contenedores debería estar construido y funcionando en su primera etapa. Sin embargo, diversos recursos judiciales y un extenso periodo de estudio para darle la viabilidad ambiental ocasionaron atrasos de más de tres años para el inicio de obras.
Esto provocó que perdiera efectividad una cláusula del contrato firmado por el gobierno y la empresa concesionaria, que establece que APM debía mantener los costos inicialmente pactados, cuando se presentó la oferta, para la construcción de una isla artificial de 40 hectáreas y dos puestos de atraque para barcos portacontenedores.
Estas condiciones se mantienen “siempre y cuando se construya dentro del plazo de seis años siguientes a la recepción de ofertas”, de acuerdo con dicho apartado.
APM Terminals fue el único oferente en 2010, por lo que para mediados del próximo año se cumpliría el plazo previsto de seis años.
Como apenas se llevarían 18 de los 36 meses de construcción de la terminal, los holandeses podrían solicitar un reconocimiento proporcional de los costos de construcción por el tiempo restante, con el fin de mantener el equilibrio financiero de la obra.
El contrato total se estableció en $956,4 millones, mientras que la primera fase de construcción tendría un costo cercano a los $550 millones.
No obstante, el camino para que APM solicite un incremento no sería tan fácil, pues el mismo contrato establece diferentes condicionantes. Por ejemplo, los holandeses deben demostrar que efectivamente se dio un aumento en los costos y que este impacto no se debió a causas del mismo concesionario.
Por el contrario, en los últimos meses se ha dado una baja en los precios del petróleo y de otras materias primas.
El mismo gobierno también podría alegar que el atraso presentado se debió por causas propias del concesionario, ya que era su responsabilidad tener la viabilidad ambiental para completar los permisos.
Un eventual reconocimiento de los costos no implica un aumento de tarifas, por lo menos para los primeros años de operación del puerto.
Para la construcción de las fases siguientes sí está contemplado reconocer incrementos en los casos de construcción. En el caso de que se comprueben, el gobierno podrá recurrir a algunas herramientas para lograr el reequilibrio del contrato, lo que incluye un eventual aumento en las tarifas.
Se envió una consulta a APM sobre si ellos valorarían solicitar un reconocimiento por incremento en costos, pero no hubo respuesta.
El tema tampoco se ha hablado en el Consejo Nacional de Concesiones, reconoció Jorge Mora, su director.
El pasado 19 de enero, se dio la orden de inicio para la construcción de la terminal, la cual deberá estar lista y puesta en operación para inicios de 2018. El objetivo es que este muelle se encargue del manejo de más de 1,2 millones de contenedores que anualmente transitan en Moín.
El próximo 8 de marzo Luis Guillermo Solís visitará la zona del campamento en Moín para hacer una inspección de las obras, las cuales se iniciaron hace varias semanas.

Rodrigo Díaz
[email protected]