Enviar
Con Sumo
Consumir naturaleza no tiene sustituto

Las vacaciones de fin de año me permitieron constatar lo que algunos científicos han estudiado y comprobado: el efecto beneficioso de la naturaleza sobre nosotros es insustituible. O sea, que si admiramos la vegetación estando en un espacio cerrado, con la intermediación de la tecnología, el efecto no es el mismo, aunque estemos muy relajados y nos sintamos bien.
“Cada vez existen más evidencias acerca de que el simple contacto con la naturaleza mejora tanto la salud física, como la mental”, afirma el Dr. Bird, consejero de salud de Natural England, organismo gubernamental del Reino Unido dedicado a la conservación y promoción de espacios naturales y rurales, a www.larevistaintegral.com
Para algunos, el jardín de la casa o las áreas verdes de los condominios pueden ofrecer la dosis diaria de todo eso ante el faltante de parques seguros en nuestras ciudades
Pero, en cualquier caso, la condición es que las comunidades hagan lo necesario para disponer de aire puro.
Lo anterior incluye desde interesarnos por ver que está haciendo el gobierno local para conservar la calidad del ambiente, hasta impulsar el diseño de edificios para viviendas que dispongan de amplios balcones y suficientes áreas verdes alrededor, con árboles y abundante vegetación.
Cada barrio debe contar con una zona de arboleda y abundantes plantas, ofrecer total seguridad para que pueda realmente ser disfrutada por la comunidad, obteniendo el beneficio de ese contacto directo con la naturaleza, que es insustituible.

Carmen Juncos
[email protected]

Ver comentarios