Enviar
Mayor poder del comprador obligaría a entidades financieras a cambiar
Consumidores alinearán mercado
• Ticos se alejan de la tendencia mundial y no reclaman derechos

Los consumidores son una clase económica que cada día toma una voz más fuerte y su premisa es: Protección. No importa si es de parte de asociaciones de compradores, del gobierno o de agrupaciones de empresarios, pero la consigna es no dejar la protección “por la libre” sino más bien normarla.
En el caso de los servicios financieros, los cuales tras la crisis están en la mira de las autoridades reguladoras ya inician acciones (voluntarias o no) para mejorarlos.
La Comisión Europea reclamó la aplicación de cambios en los servicios financieros para evitar abusos y proteger a los ciudadanos. “Los mercados financieros deberían estar al servicio de los ciudadanos, y no al revés. Europa debe hacer que sean más justos y transparentes”, señala en un comunicado el comisario de Mercado Interior y Servicios Financieros, Michel Barnier.
Las entidades financieras también deben poner atención a la rápida resolución de las disputas relacionadas con los servicios financieros, a través de instancias no judiciales. En Costa Rica, por ejemplo, destaca el caso de BAC San José que abrió dentro de sus instalaciones una oficina para tramitar más eficientemente reclamos y agilizar que se resuelvan conflictos.
En Latinoamérica por su parte, también se ve cómo la operativa bancaria debe cambiar en el ámbito administrativo.
“Una cosa es la supervisión de la regulación prudencial y otra la del consumidor. En los próximos años veremos demandas y acciones de grupo en ese sentido, que harán que los bancos analicen en más detalle eso como un riesgo”, dijo Carlos Mario Cerna en una videoconferencia organizada por la Federación Latinoamericana de Bancos.
En el mundo, tanto para ventas de bienes no durables como servicios financieros, los consumidores impulsarán a las empresas a realizar cambios y alinearse. Pero mientras en el ámbito internacional el consumidor se empodera, a nivel nacional muchos no reclaman sus derechos.
Según la última encuesta de expectativas económicas de la UCR del total de las compras que realizan los ticos un 10% presenta algún defecto o no le satisface, y menos de la mitad reclama por ello.
Lo anterior evidencia cómo Costa Rica se queda atrás de una tendencia que cada vez se caracteriza por consumidores más informados, exigentes y conscientes de sus derechos. Según el estudio de la firma Deloitte el consumidor de 2020 va a tomar sus decisiones de compra y de consumo basándose en los valores y creencias establecidas en un momento en el que el mundo reconoce que existen limitaciones: limitaciones en cuanto a la cantidad de deuda que una persona debe tener, qué cantidad de agua debe utilizar, y cuánta energía o alimento se puede producir.
“En los mercados desarrollados que fueron golpeados por la recesión económica, las compañías van a obtener mayor crecimiento por ganancias en su cuota de participación de mercado que aferrándose al mercado creciente. Los consumidores van a seguir en una cacería por el mejor valor, pero buscan también que sus valores se encuentren insertos dentro de lo que ellos compren, ya sea que esto se refiera a alimentos y productos saludables, sostenibilidad, o a una cantidad de intereses personales”, se explica en el reciente estudio.

Carolina Acuña
[email protected]
Ver comentarios