Enviar
Construyendo techos

La organización Un Techo para mi País cuenta con el apoyo de la Sociedad de Fomento Fabril de Chile y con la auditoría de Deloitte, dijo su fundador Felipe Berríos

Rita Castro/redacción
[email protected]

¿Por qué nació Un Techo para mi País?
Nació viendo la situación de pobreza en Latinoamérica y, por otro lado, que había jóvenes con muchas oportunidades, jóvenes entusiastas que estaban estudiando para ser profesionales en su país pero no conocían su país. Entonces era juntar estos dos polos, los que menos tenían oportunidades con los que más las tenían y así es como nació.

¿Cómo fueron los inicios de la organización?
Fueron costosos en un comienzo, porque tanto empresarios como el Estado y los medios decían que estábamos perpetuando la pobreza, y no era la solución, que éramos muy ilusos, que nada iba a cambiar. Pero poco tiempo después fueron nuestros mejores aliados: la gente, los empresarios, y los medios.

¿Cómo se dio la expansión?
En Chile ya tenía bastante fuerza. En 2001 vino el terremoto de El Salvador y otro poco tiempo después en el sur de Perú; eso hizo que el proyecto saltara a los demás países. Sobre todo, nos llamaron empresarios que habían visto la eficiencia de los jóvenes.

¿Cuántos voluntarios tiene actualmente la organización
En Latinoamérica son unos 50 mil. La gran mayoría universitarios, pero también invitamos a las empresas. En Chile tenemos más de 500 compañías.

El trabajo de la organización en Costa Rica…
He quedado gratamente sorprendido al ver la calidad de los jóvenes que están acá, el entusiasmo que ellos tienen. Son jóvenes que estudian carreras en universidades importantes de Costa Rica y que se están dedicando a conocer su país; esto hace que aprovechen mejor los estudios y se comprometan más con la realidad del país.

¿Qué planes tiene Un Techo para mi País en Chile?
Cuando comenzamos había un alto porcentaje de chilenos que vivía marginalmente en asentamientos precarios. Hoy día estamos a un paso el próximo año del Bicentenario de la Independencia de Chile y vamos a terminar, o sea, no habrá nunca más asentamientos precarios en nuestro país.
Tal vez el segundo paso que ya hemos iniciado, que llamamos Habilitación Social, tiene que ver con la educación, microcréditos, fomento productivo, todo lo que haga sustentable la vida de aquellos que han dejado la marginalidad.


Nombre
Felipe Hernán Berríos del Solar

Puesto

Presidente y fundador

Organización

Un Techo para mi País

Logro profesional

Evitar la fuga de cerebros de jóvenes preparados que no conocían su país y atajar la problemática social.

Pasatiempo

Trabajar con las manos, incluso, tiene un taller donde trabaja con madera y otros materiales


Ver comentarios