Logo La República

Lunes, 1 de marzo de 2021



COLUMNISTAS


Conociendo más de la propuesta de renta para personas físicas

Carlos Camacho [email protected] | Martes 16 febrero, 2021


Ahondando más en las características del impuesto de renta de las personas físicas tenemos que tomar en consideración que algunos aspectos de la tributación de las personas no cambian, salvo algunas excepciones que revisaremos a mayor profundidad.

El proyecto de Ley mantiene la condición de no declarante para las personas que exclusivamente reciban rentas del trabajo personal dependiente. Esto significa que tienen derechos de aplicación de reducciones previstas entres los artículos 34 y 40 del proyecto de ley.

Una persona física asalariada exclusivamente de forma dineraria, no tendrá el deber de presentar su declaración anual sobre la renta, limitándose su obligación a soportar las retenciones que su patrono lleve a cabo de manera mensual con las nuevas tarifas aumentadas en un 10% respecto de las actuales.

Ahora, si la persona recibe otras rentas del trabajo como las categorizadas por conceptos como servicios de miembro de directorios, conferencista, jubilaciones y pensiones y otros, debe presentar una declaración de renta. Aun cuando todas las rentas enunciadas, de acuerdo con el proyecto, son rentas del trabajo, será obligatorio presentar la declaración anualmente.

Cuando se trata de rentas en especie existe una serie de reglas de valoración tasadas para poder determinar el valor incorporable en las rentas del receptor que deja al menos a valor nominal. Es un aspecto de mayor certidumbre legal en favor del contribuyente, limitando la creatividad abultada de la Administración en la valoración de estas rentas, conforme se establece en el artículo 37 del proyecto de ley.

Una remuneración en especie es aquella entrega de un derecho de uso, goce o disfrute, que se hace en el ámbito de una relación laboral o asimilable y por causa económica y legal de la misma, complementaria a la remuneración dineraria que por la contraprestación individual que se entrega a la persona.

Debemos indicar que las reducciones, si bien conceptualmente parecen mayores que las actuales, tienen varios cambios prácticos. En primera instancia una persona asalariada hoy, que gana menos de 842.000 colones por mes, está no sujeta al impuesto sobre el trabajo personal dependiente. Esto cambiará a partir del 1 de enero de 2022, bajando el monto al equivalente mensual del valor del mínimo vital - hoy denominado mínimo exento - a quienes devenguen la suma de 683.300 colones mensuales. Baja la red de captura de rentas del trabajo en un 18%, que incluye deciles de ingresos más bajos en la obligación.

También es importante que se comprenda el efecto real de las reducciones en la base imponible; en apariencia son mayores a los que existen en la actualidad, denominados créditos fiscales en el impuesto de las personas físicas con actividades lucrativas, así como asalariadas.

Esos montos de reducción de orden anual se comportarán como una reducción de la base de cálculo del impuesto, no son comparables con los créditos al impuesto actuales.

Si bien todos tenemos derecho de deducir los mismos 250.000 colones por año por este concepto por la condición personal de cónyuge, dicha deducción tiene en el impuesto un efecto regresivo. O sea, quien tiene menor ingreso - que tributará a las tarifas inferiores del impuesto sobre la renta - resultará deduciendo menos que quien gana más.

Los 250.000 colones de reducción por conyugue para un contribuyente con una base imponible que no excede los 5.000.000 al año, cuya tarifa impositiva es del 10%, se convierten en una deducción de impuestos en 25.000 colones al año, mientras que con la Ley actual tendría derecho a deducir los 28.440 que deduce hoy.

En contraste, alguien cuya renta gravable anual supera los 29.000.000 de colones, aprovecha la reducción de conyugue a una tasa de 27.5%; por lo que su impuesto por pagar anual se reduce en 68.850 colones. Se disfruta del mismo monto aparente, pero uno mayor en términos efectivos.

Sucede lo mismo con el resto de las reducciones por ascendientes y descendientes, que corresponden al denominado mínimo familiar según el artículo 34 del proyecto en análisis.

De igual manera, en proyecto separado de la ley de impuesto sobre la renta de la persona física y bajo el expediente 22.369, se incluye la sujeción del salario escolar. El que, en el caso de las personas físicas del sector privado, ya está periodificado mensualmente en su actual remuneración y, por supuesto, está tributando como siempre ha correspondido.

Esta modificación de inclusión sujeta al privilegiado sector público, en apego al principio de igualdad que manda el derecho constitucional. Es un paso en la dirección correcta; debemos ir eliminando las odiosas diferencias de categoría de contribuyentes, entre los que pagamos siempre y los que siempre se mantienen en el paraíso fiscal resultante de su grupo de presión.

Ahora bien, debe siempre tenerse abiertos los ojos y la mente para detectar dónde está la trampa de las afirmaciones que hace el Ministerio de Hacienda, con un ministro que miente de manera orgánica y descarada... ¡Por eso ahora nadie les cree! Ya que en ese segundo expediente indicado se hacen modificaciones, inclusive, al proyecto de Ley de Impuesto sobre la Renta de Personas Físicas aun cuando este no es Ley.

Este mal hábito de engañar, de usar subterfugios, de decir verdades a media y confundir, es característico de este Ministerio de Hacienda y hace poco propicio el ambiente para las reformas que, aunque necesarias, se les debe poner coto a la tomadura de pelo que nos están haciendo.

¡O cambian y denotan seriedad o debemos parar en seco a esta Administración! Nos ha llevado al fondo del precipicio y cuando dice querer remediar lo hace con claras faltas a conceptos fundamentales de transparencia.

Señores de Hacienda, si quieren que haya ambiente propicio para los cambios que se requieren, aprendan a ser honestos y decir la verdad, no a medias -como lo hacen consuetudinariamente- sino plena, como el país lo demanda.

El proyecto de Ley 22369, a pesar de las declaraciones recientes del Director de Tributación - miente de nuevo, sin pena, sin vergüenza, sin ética, sin respeto - en el sentido de que no había cambios de impuestos en remesas al exterior, incluye en el artículo primero del expediente, cuyo nombre debía ser el “de los cambios solapados”; un cambio en el artículo 59 de la ley de impuesto sobre la renta actual, incrementado en cinco puntos porcentuales, llevando las tarifas a tasas absurdas y confiscatorias. En algunos rubros se llega hasta el 55% de la renta bruta del no residente, pagadera por parte del residente con responsabilidad solidaria respecto de la misma.

Las verdades a medias, mentiras completas y textos de proyecto que cambian el texto de otro proyecto solo denotan una clara estrategia de opacidad. Urge que los señores diputados exijan la refundición de textos tocantes a una misma tipología de impuestos para que, de manera seria, transparente y clara, sepan ellos y los ciudadanos a qué resultado se llegará con este juego de piezas de armar. Nos están planteando un “Frankenstein” tributario a pedazos, que terminaría de hacer pedazos al remanente del sector productivo del país.

El fin no justifica los medios. Es indispensable llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, pero tenemos una capitanía inútil en el manejo de la Hacienda Pública de nuestro país. Es impensable que así lleguemos a un buen puerto, pero el capitán y marineros de Hacienda están empeñados en estas acciones turbias, aun cuando no se logre aprobación legislativa.

NOTAS ANTERIORES


Una recuperación desigual

Lunes 01 marzo, 2021

El recién pasado 26 de febrero se dio una reunión virtual de los Ministros de Hacienda y los Presidentes de los Bancos Centrales del G20







© 2021 Republica Media Group todos los derechos reservados.