Enviar
Controversias sobre las recientes designaciones en el Senado obligan a reformar la manera en que se nombran los reemplazos en la Cámara Alta
Congresistas promueven enmienda tras escándalo en Illinois

· La enmienda fue propuesta a raíz de la polémica suscitada por las designaciones en escaños vacantes tras los comicios del pasado 4 de noviembre

Dos líderes del Congreso de Estados Unidos defendieron una enmienda constitucional para evitar que los gobernadores puedan designar nombramientos para escaños vacantes en el Senado, a raíz del reciente escándalo político en Illinois.
En una carta de opinión publicada por el diario The Chicago Tribune, el senador demócrata Russ Feingold y el legislador republicano David Dreier, defendieron en la enmienda constitucional que, según ellos, ha recabado un creciente apoyo bipartidista en el Senado.
La enmienda fue propuesta a raíz de la polémica suscitada por los escaños vacantes en los estados de Illinois y Nueva York, y por los vacantes en Colorado y Delaware, tras los comicios del pasado 4 de noviembre.
"El pueblo merece tener voz en la selección de senadores que los represente en Washington. Una enmienda constitucional que pida la elección directa de todos los senadores es la mejor forma de darles esa voz", argumentaron Feingold y Dreier en la carta de opinión.
Para ambos legisladores, las controversias sobre las recientes designaciones en el Senado son un recordatorio de la necesidad de reformar la manera en que se nombran los reemplazos para escaños que quedan vacantes en la Cámara Alta.
Se refirieron en particular al caso de Illinois, donde el entonces gobernador Rod Blagojevich designó a un ex fiscal general del estado, Roland Burris, como reemplazo de Barack Obama, quien dejó vacante el escaño en el Senado al ganar la presidencia.
Blagojevich fue acusado de soborno y corrupción por querer “vender” al mejor postor el escaño de Obama, y posteriormente fue destituido tras un juicio político en el Senado estatal.
En testimonio bajo juramento y en declaraciones a líderes del Senado, Burris ocultó el hecho de que tuvo contactos con la oficina de Blagojevich para discutir la posibilidad de recaudar fondos para el gobernador mientras expresaba interés por el escaño vacante.
Ahora, tanto el nuevo gobernador de Illinois, Pat Quinn, como líderes demócratas y republicanos del estado incrementan las presiones para que Burris renuncie al escaño.
El escándalo en torno a Blagojevich “dejó al descubierto los abusos que pueden ocurrir cuando una persona tiene toda la autoridad de designar a un senador” para escaños vacantes, manifestaron Feingold y Dreier.
Las designaciones para los escaños vacantes en Nueva York, Colorado, Delaware y Nuevo Hampshire –antes de que el senador republicano Judd Gregg decidiera permanecer en el puesto– son decisiones “hechas únicamente por los poderosos, sin el consentimiento o el aporte del pueblo”, se quejaron.
El Comité de Ética del Senado investiga si Burris cometió perjurio y las medidas correctivas que podría tomar, incluso su expulsión del Senado.
Antes de la adopción, en 1913, de la enmienda 17 de la Constitución, que estipula que los senadores son elegidos por voto popular, estos eran seleccionados por las legislaturas estatales, pero, según Feingold y Dreier, el proceso era vulnerable a corrupción, manipulaciones y hasta la violencia.
La enmienda constitucional que promueven cuenta con el apoyo del senador demócrata Mark Begich y del ex candidato presidencial republicano John McCain, y en la Cámara de Representantes tiene el respaldo de líderes del Comité Judicial y del subcomité sobre asuntos constitucionales.
Feingold prevé realizar una audiencia sobre la enmienda a mediados de marzo, según fuentes legislativas.

Washington
EFE
Ver comentarios