Logo La República

Viernes, 14 de diciembre de 2018



INVERSIONISTA


Conflicto en Oriente Medio

Alfredo Puerta [email protected] | Lunes 28 febrero, 2011




Conflicto en Oriente Medio


La posibilidad de que una materia prima pueda escasear genera mayor pánico que el que una compañía determinada reporte un trimestre con pérdidas


El conflicto en Libia no solamente preocupa por las magnitudes que ha alcanzado la violencia en el país, que pudiera en el mediano plazo generar un problema de mayor escala; sino también, por el potencial incremento que las materias primas pudieran experimentar, en especial el petróleo.
Esta situación ya la hemos visto ocurrir en el pasado, cuando las materias primas se incrementaron dramáticamente ante las señales de una potencial disminución de la oferta en vista de la desaceleración económica que propinó la crisis financiera a las economías productoras.
De manera simple, los commodities reaccionan en función de las expectativas que tienen los compradores y vendedores en el mercado y si bien, esto es aplicable a todos los activos financieros, la posibilidad de que una materia prima pueda escasear genera mayor pánico que el que genera que una compañía determinada reporte un trimestre con perdidas.
Las materias primas impactan directamente la capacidad productiva de los países, por lo que al decir que hay una amenaza de que aumente el precio del crudo, lo que en definitiva está amenazando es el crecimiento económico global.
Los expertos han indicado que la demanda y la oferta de crudo, se encuentran casi en equilibrio, lo que implica que cualquier amenaza de disminución del suministro, pone en peligro esa estabilidad entre oferta y demanda y esto es lo que preocupa al mercado; en el fondo de esto se trata el conflicto Libio.
Esto ya ha ocurrido otras veces y la vez en que un conflicto grave en el Oriente Medio generó un alza fuerte fue en 1979 cuando el barril de crudo llegó a $108 ajustado a la inflación de 2010.
Lo interesante es que en junio de 2008 el crudo alcanzó los $125 por barril, pero en esa época, no había conflicto en Oriente Medio, por lo que imagine por un momento qué podría pasar si el conflicto escala.
Muy simple nadie tiene una idea clara de lo que va a pasar: sin embargo, es muy posible que el mercado entre en pánico y los precios se incrementen o al menos se mantengan en los niveles actuales y no es que Libia tenga un impacto muy significativo en la oferta mundial de petróleo, pero aunado de los sucesos de Egipto, el riesgo de contagio se eleva considerablemente.
Quizás en el fondo, el mayor temor es que se repita un alza como la de 1979, donde uno de los detonantes principales fue un conflicto en Oriente Medio y si bien las condiciones no son exactamente iguales a las de aquella época, sí vale la pena continuar mirando muy de cerca el comportamiento del crudo ya que si bien nadie quiere un alza como la de aquel año, tampoco se descarta que la historia se repita.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]