Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



NACIONALES


Conflicto con Nicaragua le costó al país $100 millones

Esteban Arrieta [email protected] | Lunes 14 diciembre, 2015

Desde 2010, Costa Rica y Nicaragua se encuentran en un conflicto binacional por la pertenencia de Isla Portillos. Este miércoles se dictará el fallo. Cortesía Cancillería/La República


La defensa del territorio nacional por la invasión nicaragüense de la Isla Portillos a finales de octubre de 2010, le costó al país unos $100 millones en cinco años.
Aparte de la ofensiva diplomática y legal desplegada en la OEA y en la Corte Internacional de Justicia de la Haya, dicho monto también incluye la construcción de la trocha fronteriza 1856.
Después de un largo proceso que se extendió por cinco años, este miércoles se espera que los jueces dicten sentencia finalmente en el conflicto binacional.
Sobre la mesa se encuentran dos reclamos de Costa Rica relacionados con la pertenencia de la Isla Portillos y la exigencia de establecer límites marítimos claros en el mar Caribe y el Pacífico, ya que el gobierno de Nicaragua sacó a licitación para explotación varios bloques petroleros, algunos de los cuales estarían en jurisdicción costarricense, según argumenta el país.
Por el momento, ese territorio marino en cuestión no está siendo explotado por el país, pero podría ser que en un futuro cercano Costa Rica valore la posibilidad de que lo haga por gas o petróleo.
Mientras tanto, Nicaragua reclama un supuesto daño ambiental en el río San Juan, por la construcción de una trocha fronteriza que ordenó la expresidenta Laura Chinchilla.
Solamente por los procesos legales, estudios técnicos, mapas especializados y otros, el país invirtió unos $4,8 millones para pagar a los abogados defensores, entre los que se encuentran profesionales de Inglaterra, Australia, Argentina y Costa Rica.
Mientras que el resto de la inversión la hizo el Gobierno de Chinchilla en la construcción de una carretera de unos 160 kilómetros de largo aledaña al río San Juan.
Al margen de esto, las autoridades nacionales están confiadas en que los límites terrestres y marítimos no se vean afectados de ninguna forma, por la decisión que tomen los jueces de la Corte Internacional de Justicia.
“Aunque es imposible prever los resultados del juicio, estoy seguro de que la Corte no podrá pasar por alto la solidez de nuestros argumentos en defensa de la soberanía nacional”, comentó Luis Guillermo Solís, anoche, en cadena nacional de televisión.