Logo La República

Lunes, 17 de diciembre de 2018



BLOOMBERG


Confianza de consumidores estadounidenses en caída libre

| Lunes 16 febrero, 2009



Confianza de consumidores estadounidenses en caída libre


Michigan- La confianza entre los consumidores de Estados Unidos se acercó este mes a su nivel mínimo desde 1980 tras el aumento de los despidos y la profundización en la caída de los valores de las casas.
El índice preliminar Reuters/University of Michigan de sentimiento del consumidor cayó por primera vez en tres meses a 56,2. La medición tocó un mínimo de 55,3 en noviembre.
El deterioro de la confianza pone de relieve el reto que enfrenta el presidente Barack Obama para reanimar una economía que los analistas creen se encamina a su peor año desde 1946. El informe también indica que las familias seguirán ahorrando más para protegerse del desempleo o las reducciones salariales.
“No se vislumbra un repunte inminente del gasto del consumidor”, dijo Michael Darda, economista jefe de MKM Partners LP en Greenwich, estado de Connecticut, en una entrevista con Bloomberg Television. “Al menos los dos próximos trimestres serán duros”.
Los economistas esperaban que el indicador bajara a 60,2, según la mediana de 58 previsiones en una encuesta de Bloomberg News. Los cálculos iban de 56,5 a 64.
Obama instó a los líderes empresariales a ayudar a forjar apoyo a su paquete de estímulo, que reduciría los impuestos, extendería los beneficios por desempleo y expandiría el gasto federal en carreteras y otras obras públicas.
“Es un plan que animará el gasto de empresas y consumidores, hará las inversiones necesarias para un crecimiento económico duradero y la prosperidad, y salvará o creará más de 3,5 millones de puestos de trabajo en los próximos dos años”, dijo Obama a los integrantes del Consejo Empresarial de la Casa Blanca.
La Cámara de Representantes aprobó el viernes el plan de estímulo de $787 mil millones.
El registro de noviembre del índice fue el más débil desde mayo de 1980, cuando la inflación y el desempleo galopantes, junto con la crisis de los rehenes de Irán, causaron un profundo malestar nacional.
El índice de expectativas del consumidor para dentro de seis meses, que predice con mayor fidelidad la dirección del gasto del consumidor, cayó a 49,1, lo mínimo desde 1980, de 57,8 en enero.
La medición de las condiciones actuales, que refleja las percepciones de los estadounidenses de su situación financiera y acerca de si es un buen momento para comprar bienes caros como automóviles, subió a 67,1 de 66,5.
El Departamento de Comercio dijo que las ventas al por menor detuvieron un descenso de seis meses en enero, ayudadas por el gasto en artículos como ropa y alimentos y el alza de los precios de la gasolina, lo cual aumentó la facturación de las estaciones de servicio. Los economistas dijeron que es posible que los incrementos no duren; dieron como razones informes de otros minoristas y la continuación de la ola de despidos.
“El aumento de enero en las ventas al por menor podría ser temporario”, dijo Sung Won Sohn, profesor de Economía y Finanzas de California State University, Channel Islands, en Camarillo, estado de California. “Los despidos de grandes corporaciones se están propagando a compañías pequeñas y medianas de sectores tradicionales de la economía de Estados Unidos. Con el aumento de los despidos, incluso la gente que tiene trabajo teme gastar”.