Con sabor antioqueño
Enviar

Con sabor antioqueño…

Si Colombia logra el grado de inversión, la dinámica latinoamericana cambia considerablemente ya que este país tiene mayores posibilidades de sacar provecho de esta calificación para potenciar sus opciones en el mercado internacional


La noticia ya corría por los pasillos de los principales bancos de inversión y la semana pasada fue anunciada por el ministro de finanzas Juan Carlos Echeverri, Colombia podría recibir el grado de inversión durante el primer semestre del año.
Hace 11 años el país suramericano perdió esta clasificación, debido a los extensos problemas políticos y la fuerte violencia reinante en el país, que junto con la crisis bancaria, provocó una contracción muy marcada en la economía.

Pero hoy en día la situación ha cambiado radicalmente y si bien el país todavía presenta algunos problemas con su déficit fiscal, la proyección de crecimiento de la economía se mantiene en el 4,5% con una inflación del 3%, lo que le ha reportado gran tranquilidad a la comunidad de inversionistas.
Información recopilada por Bloomberg revela que Colombia exportó $11.300 millones hacia Estados Unidos, al mismo tiempo que espera impulsar el tratado de libre comercio con este país; de igual manera, espera que este año se firme el tratado con Panamá, donde ya el proyecto de interconexión eléctrica tiene luz verde y se espera esté terminado en 2014.
En este mismo orden de ideas, Colombia afina una fuerte integración con otros países latinoamericanos como lo son Chile y México, lo cual generaría una expansión considerable de la inversión y un crecimiento de su economía.
Pero su estrategia no finaliza allí, ya que por ejemplo en El Salvador, las inversiones sobrepasan los $1.000 millones en diferentes sectores que van desde el financiero hasta el de energía eléctrica.
Por otra parte, las exportaciones tradicionales del país están rindiendo sus frutos ya que la cosecha de café de 2010 tuvo un valor aproximado de $4.300 millones con una producción de 8,9 millones de sacos, lo que implica un 30% más que lo generado en 2009.
Al igual que el resto de las economías latinoamericanas, Colombia lucha por mantener competitiva su moneda, ya que se ha apreciado en un 6,32% en el último año; no obstante, sus reservas internacionales se han incrementado considerablemente y el alto nivel de inversión tanto externo como interno ha tranquilizado a los analistas que consideran que el riesgo en este sentido no es significativo para el país.
Por otra parte, la aprobación y aplicación de una serie de reformas fiscales aunado a un ambicioso ajuste fiscal, se espera logre reducir el déficit y mantenerlo lo más cercano al 4% del PIB.
Es obvio que si Colombia logra el grado de inversión, la dinámica latinoamericana cambia considerablemente, ya que este país tiene mayores posibilidades de sacar provecho de esta calificación para potenciar sus opciones en el mercado internacional.
En este sentido, podría ser muy interesante para los inversionistas considerar agregar a sus portafolios tanto deuda como acciones de este país dado el potencial de crecimiento de mediano plazo.

Alfredo Puerta, MBA
[email protected]


Ver comentarios