Con ritmo de campeón
Verny Scott, una de las mayores sorpresas de temporada con Herediano, se adelanta a la acción del brumoso Pablo Herrera. www.imagenesencostarica.com/La República
Enviar

Con ritmo de campeón

Una muerte anunciada fue poco para un Cartaginés impotente ante un Herediano superior

Los 25 centavos de ilusión que tenía el Cartaginés para costear una posible remontada contra el Herediano, sirvieron solo para pagar 18 minutos de esperanza; luego los florenses sacaron una nueva factura y los brumosos se fueron a la quiebra.

201312082318170.a11.jpg
Con un 3 a 0 inobjetable, que estampó sobre la gramilla del Rosabal Cordero la indiscutible superioridad rojiamarilla sobre su rival, Herediano se clasificó a la final y lanzó una nueva señal como el gran favorito para coronarse campeón del clausura y retener la corona que ya ostenta.

Bien por Herediano. Pese al 2-0 a favor en el partido de ida, no llegó a especular ni disfrazó con tácticas conservadoras su ventaja, sino simplemente le pasó por encima a su rival. Yosimar Arias dirigió la orquesta, Esteban Granados puso el ritmo y uno de los dos goles con los que los rojiamarillos tomaron ventaja en la primera parte.
Cuando Granados remató de cabeza al 11', ya Wardy Alfaro le había sacado una igual, pero esta no, el herediano le ganó a la floja marca de Andrés Flores, la pelota pegó en el vertical izquierdo cartago y José Cubero tomó el contrarremate para abrir el marcador.
Desánimo brumoso. La llamita se apagaba y al 18' llegó la confirmación cuando Granados arribó con balón dominado frente al área brumosa, no estaba Fonseca, Cardozo solo vio, no marcó y el disparo del exbrumoso se coló en la cabaña de Wardy.
En el resto de la primera parte Cartaginés pareció equilibrar el juego, con el ingreso de Eduardo Valverde, pero fue más la merma en la intensidad florense la que evitó más goles en esta mitad.
En la segunda parte el ingreso de Leandriño por el lesionado Anllel Porras comprobó aquello de que Herediano es un equipo en el que sacan a uno bueno y entra otro mejor. El brasileño puso el 3-0 en la cuenta (5-0 en el global) con un balazo en el 53', ante una ineficaz marca de Montoya y una insuficiente acción de Alfaro, que desvió el balón pero siempre se le coló en su valla.
El resto fue mantenimiento para los florenses y el caminar brumoso hacia otro final infeliz, uno más.

Luis Rojas
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios