¡Con goles gemelos!
Jerry Palacios volvió a festejar un gol, esta vez en el Lito Pérez. Archivo/La República
Enviar

¡Con goles gemelos!

Puntarenas y Alajuelense empataron a uno con anotaciones mellizas

En la olla mágica y a todo vapor los jugadores del Puerto y de la Liga olvidaron a la fuerza los peligros de adquirir cáncer de piel y soportando el infierno de 39° centígrados se movieron con buen ritmo en un partido de mucho cálculo y que justamente terminó igualado 1-1.

201403232334440.a66.jpg
El calor, combinado con la sequedad del territorio no permitió un fútbol fluido, veloz y de entrega, pero el talento individual de varios de los actores en ambas oncenas puso en escena un juego atractivo en la mitad del campo con escasas acciones emotivas en las porterías.
Fue a los 12 minutos que Alfonso Quesada le hizo achique espectacular a Daniel Quirós para impedir el primero; el rebote le quedó a Franklin Chacón que mandó al estero.
Luis Diego Arnáez se ha decidido por una formación de mucha técnica, donde Mudarra, Blanco, Chacón, Flores, Brenes y Quirós saben tocarla, tienen manejo y control de la pelota y eso les dio el mando de un partido en el que Óscar Ramírez y sus discípulos respondieron con esquema y espuela.
Cuando hay técnica, no importa que haya poca acción en los marcos para presenciar un buen juego que subió en emotividad después de que el Alajuelense abrió el marcador en el minuto 55.
Ariel Rodríguez cobró tiro libre; Kenner Gutiérrez remató de cabeza picado, la bola le pegó a Armando Alonso y le quedó brincando a Jerry palacios que la impulsó a los cordeles.
El propio Kenner, ayer capitán erizo estuvo a punto de aumentar la cuenta, también de cabeza pero voló Bolívar para desviar.
El técnico Arnáez mueve piezas y refuerza el ataque con el ingreso de Jeffry Montoya y el empuje ofensivo lo premia con el empate, gol similar al manudo.
Minuto 70, tiro libre de Francisco Flores, le pega a Daniel Quirós y le queda sabrosa a Roberto Mudarra que crucifica a Quesada.
El cierre es de color rojo y negro, tanto que Víctor Bolívar achica con apremio a Álvaro Sánchez, luego Flores saca de la raya remate de cabeza de Johan Venegas; el mismo Bolívar cierra de puños un mortero de Ortiz, acciones que no son producto de un dominio arrasador de la visita, sino de circunstancias de un partido que siempre se mostró equilibrado y parejo.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
@La_Republica

Ver comentarios