Enviar
Con el agua hasta el cuello
Saprissa, en el filo de la navaja, deberá dejar todo en la cancha si quiere seguir con vida

Pensar en una victoria del Saprissa sobre el Real Salt Lake está dentro de lo probable, pero que esta sea por tres goles de diferencia es lo que pareciese difícil, mas no imposible para los morados que si llegan en su noche y logran un gol tempranero, pueden devolverle la respiración a su noble afición.
Esta noche Saprissa se juega su sueño de volver a un mundial de clubes, porque si no logra sacar a los estadounidenses, con los que ya pierde 2-0, se quedará a la vera del camino.
“Estamos vivos y con ganas de jugar, si algo es claro es que en este equipo nadie se ha dado por vencido ni lo haremos hasta que el árbitro no pite el final del juego”, expresó el volante Alonso Solís, quien alegó que en el Ricardo Saprissa su equipo ha logrado muchas gestas y esta vez no será la excepción.
Con las localidades 2 x 1 en varios sectores del estadio se espera un llenazo a reventar, lo que ayudaría mucho a hacer presión sobre el rival.
“Esperemos que la afición nos acompañe y nos dé ese apoyo que tanto necesitamos, es un partido muy complicado pero estamos seguros que sí podemos salir adelante”, comentó Víctor Bolívar, a través de la página en Internet de los morados.
Anotar será fundamental para los de casa y el ariete Jairo Arrieta lo sabe. “No vamos a guardar nada, tenemos que salir con todo desde el primer tiempo, está claro que debemos ser inteligentes, pero no nos vamos a rendir hasta que el partido no se acabe”.
No obstante, entre querer y poder existe un Salt Lake de diferencia y este es un equipo que juega bien al fútbol, tiene suramericanos que mueven muy bien el balón y jugarán con la desesperación de un equipo local que tiene que arriesgar desde el principio.
Además, tienen en sus filas a quien fuese el goleador morado y que ya le hizo un gol a su exequipo en el partido de ida, Alvaro Saborío.
El “Sabo”, pese a jugar contra el equipo de sus amores, se debe al equipo que le da los dólares y, quiéralo o no, contra la afición que una vez lo alabó.
“La ventaja que tenemos es engañosa, tenemos que estar muy bien concentrados en el juego”, expresó Saborío en conferencia de prensa, agregando que espera que lo reciban bien y calificó como “inolvidable” volver al estadio donde tantas alegrías vivió con el equipo morado.

Luis Rojas
[email protected]
Ver comentarios