Con cuerda para rato
“Estoy preocupado. El panorama es confuso”, confiesa Miguel Ángel Agüero cuando habla del panorama político actual. Gerson Vargas/La República
Enviar

Machaca cumplió bodas de plata

Con cuerda para rato

“Espero escribirla hasta que llegue el fin”, confesó Miguel Agüero, autor de La Machaca

Algunas personas tienen el privilegio de trabajar en aquello que disfrutan.
Es el caso de Miguel Ángel Agüero, quien durante los últimos 25 años ha dado vida a La Machaca.
Referente de la opinión, su verbo sencillo y sencillez de trato reciben a quien busca conversación con él, así como confrontar opiniones.
Entre sus satisfacciones, conserva tres medallas, la más reciente la de Libertad de Expresión y Derecho a la Información en 2012.
Su rutina se vio cortada en esta ocasión en el rato del café —ceremonia indispensable en la rutina de Agüero—, al repasar la esencia y visualizar lo que viene para este bichillo, que ganó un espacio importante de la opinión nacional.

¿Cómo nace el ingenio, la chispa y la fantasía de La Machaca?
No me creo tantos elogios, pero la fuente primaria pudieron ser unos panfletos políticos que escribía en 1953 como vocero del candidato a diputado Carlos Manuel Vicente, donde hacía “chota” de sus rivales.

¿Cómo inició la historia?
En junio de 1980, la página humorística La Piapia dejó La Prensa Libre y don Andrés Borrasé, como yo había sido el coordinador entre don Beto Cañas y el periódico para esa publicación, me encargó que hiciera algo similar, de inmediato. Don Beto, Álvaro Fernández y Roberto Fernández escribían La Piapia.

¿Cuál bicho pica más duro?
Las dos picaban o pican igual.

¿Dónde habita La Machaca?
En las cordilleras guanacastecas.

¿Lo ha picado a usted?
Nunca.

¿Qué es más incómodo: La Machaca o dormir con un trompo en la bolsa de atrás?
Es parecido.

¿Por qué los políticos se indigestan cuando la leen, pero al día siguiente la invitan a almorzar?
Los políticos ticos son gente inteligente, y saben que el que se enoja pierde.

¿Con cuántos Presidentes de la República se ha sentado La Machaca a almorzar?
Con casi todos desde Rodrigo Carazo, a excepción de doña Laura.

¿Será que a doña Laura la ha picado más duro?
El bichito es parejito con todos.

¿Alguna picadura fuerte lo hizo perder una amistad?
No sé. Tal vez sí, pero no me lo han dicho o reclamado y seguro simplemente dejaron de leer la página.

¿Es La Machaca veletas?
No. La Machaca es una página que busca el camino correcto para el país, no importa quién sea el funcionario o qué color político tenga.

¿Es atea La Machaca?
No, soy creyente de Dios y de la doctrina de Cristo, sin matices.

¿Saprissista de hueso colorado, sí?
Sí, desde que iba a la Plaza de la Artillería los domingos después de la Misa de Tropa de la Catedral, a ver jugar a los infantiles de un club que apenas empezaba, allá por los años 40. Mi querido Saprissa.

¿Cuando un fanático del Saprissa esconde su rostro dentro de una bolsa de manigueta por la vergüenza de un resultado, ese es usted?
Podría ser, porque uno raja más de la cuenta con el equipo.

¿Tiene espías y soplones La Machaca?
Tiene muchos informantes en todos los sectores.

¿Las actas de las sesiones parlamentarias son el postre del bichito?
Ni lo dude; es un manjar de información.

¿La han querido, callar, comprar, sobornar, manipular?
No. Me han tratado de convencer de sus intenciones o actos, pero ninguno me ha faltado el respeto, supongo que saben de antemano que eso no va con este servidor.

¿Es cierto que cuando se enferma y no sale a “joder”, el país se enfría?
No, no creo. Tal vez a algún sector le haga falta.

¿Quiénes se ríen más sabroso en su página: los monos o las señoras encapotadas?
Las señoras porque tienen conciencia de lo que se ríen.

¿Pero los monos son fabulosos?
Es una de mis fotos preferidas: la repito, no aburre y causa risa.

¿Por qué este bichito, siendo tan simpático, aborrece a los toros de Zapote? ¿No es que entre bomberos no deben majarse la manguera?
No aborrezco a los toros. Aborrezco la confusión que producen a la vida diaria y tranquila de mi querido Zapote, las tales fiestas populares.

¿Cómo analiza La Machaca el entorno político costarricense?
Estoy preocupado; el panorama es confuso; hay muchas tendencias y quien gane la Presidencia del país se va a topar con un Poder Legislativo repleto de intereses partidistas y no va a poder pasar nada. Ni el minuto de silencio. Esto es grave porque el país requiere medidas urgentes.

¿Ha votado alguna vez por ninguno?
No. Siempre he votado por alguien.

Alfredo Di Stéfano levantó en su residencia un monumento al balón como agradecimiento de vida. ¿Haría usted lo mismo en el jardín de su casa con una Machaca?
No tengo plata para construir un monumento, de la página apenas he sobrevivido. Tengo en mi corazón un monumentito: la satisfacción de un trabajo de 34 años que a mucha gente le ha gustado.

¿La esposa del Machaco, lee La Machaca?
Sí.

¿Le gustaría morir con las manos en la masa; es decir, escribiendo La Machaca o la va a dejar morir antes del definitivo retiro?
Espero escribirla hasta que llegue el fin, pero eso no depende de mí, sino de la salud que tenga para entonces y que Fred Blaser no me corte el rabo antes.

Miguel Salguero, muy amigo suyo, dijo que ya tenía visado el pasaporte para viajar al otro lado; que le gustaría ir al cielo, pero que el infierno es atractivo porque ahí viven “las malas”. ¿Piensa lo mismo?
Con ese razonamiento de Miguel, no creo que mi mujer me deje ir al infierno.

Gaetano Pandolfo
[email protected]
@La_Republica


Ver comentarios