Enviar
Con Sumo
Ahuyentar clientes

Carmen Juncos
[email protected]


Con la inseguridad reinante en todas partes, medio mundo enterado de todo lo que usted tiene o deja de tener, hace o deja de hacer, y el crimen organizado haciendo fiesta de todo eso y desdibujando el límite en ocasiones entre los trabajadores honestos y los vagos y delincuentes, deberíamos ser consumidores cada vez más selectivos, activos y exigentes.
Digo esto a propósito de lo que me ocurrió en los últimos días y paso a creer que puede estar ocurriéndoles a muchos de ustedes. Me han llamado por teléfono de una cadena reconocida de farmacias, de un banco nacional y de una empresa de servicios de cable, para pedirme, sin sonrojarse siquiera (bueno, por teléfono no veo si se sonrojan pero en el tono de voz no se nota) que les dé todos mis datos personales para actualizar sus bancos de datos.
¿Será lo último en moderna estrategia de mercadeo y me llamarán luego para decirme que, ante mi respuesta (negativa por supuesto) me he ganado un premio? Porque me cuesta pensar que lo estén haciendo en serio como parte de algo que bien podríamos llamar “estrategia para ahuyentar clientes”. ¡Quién quiere seguir hoy en día siendo cliente de una empresa que lo llama a su casa para pedirle todos sus datos personales!
Ante tal actitud de algunas empresas (¡¡afortunadamente son pocas!!), me parece que nos ven como “tontos útiles” en vez de tenernos como clientes inteligentes. Y creo que es hora de que los ticos cambiemos esa imagen que, no sé por qué, quizás hemos permitido que se construya.
A usted… ¿cómo le gusta ser catalogado en los sitios en donde es cliente? Depende de cuán activo, selectivo y exigente se comporte al hacer uso de su derecho de consumir.
Ver comentarios