Logo La República

Lunes, 12 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Comunismo en China capitalista

Luis Alberto Muñoz [email protected] | Viernes 17 julio, 2015


Luego de la revolución cultural, ahora la evolución de la economía china concentra las suspicacias de occidente
 

Entre cielo y tierra

Comunismo en China capitalista


Es claro que occidente, que aún no acepta a China dentro del grupo del “G8”, mantiene suspicacias por la evolución de la economía del gigante asiático, a pesar de ser la segunda más grande del mundo, y todavía no le otorga las credenciales para justificar su presencia.
De igual forma, susceptibilidades de otras índoles han llevado al castigo de la exclusión temporal de Rusia, léase la crisis de Crimea, lo cual convirtió al grupo en un “G7”, y sin tomar en cuenta Canadá, incorporado en los setenta, llegamos al “G6” original, que pretendía agrupar y alinear a las economías más influyentes del mundo.
Algunas naciones como Francia y el Reino Unido habían propuesto una especie de “G8+5”, que introduciría en orden de importancia a Brasil, China, India, México y Sudáfrica, sin embargo esto no llegó a más.
Desde esa visión “occidental”, incluyendo a Japón, existe un escepticismo respecto al desarrollo de la producción en China, cuyos datos sobre crecimiento superior al 8% en las últimas tres décadas, se han convertido en un tema en tela de duda.
En el fondo y sin suficientes evidencias, el manejo de las cifras macroeconómicas ha levantado la desconfianza de algunos “G”, por la posibilidad de que existiese una especie de manipulación de parte del régimen chino para maquillar la realidad de su economía.
Sin embargo, esta idea no ha tenido las suficientes pruebas, como para trascender más allá de opiniones encontradas.
La reciente caída en las principales bolsas de valores de China, en cierto modo ha sido un hecho que ha despertado de nuevo el interés sobre la precisión de sus cifras macro, en especial ante una posible sobrevaloración del sector industrial.
Aún con las dudas sobre la metodología para medir la producción, lo cual no es un tema exclusivo para China, lo que sí es claro es que esta nación ha alcanzado hoy en día un punto de notoriedad, que concentra cada vez más la atención del resto del planeta, por los efectos que sus ciclos económicos pueden tener a nivel global.
Es evidente que la especulación que enfrenta China hoy, tiene dos vertientes fundamentales, una, como consecuencia de las fuerzas psicológicas e irracionales que ejerce el juego del mercado en un sistema típico de valores y aspiraciones capitalistas; dos, sobre la preocupación de occidente de tener que ver cómo incorporar al gigante asiático, cuyo régimen, quieran o no, es también comunista.

Luis Alberto Muñoz
@luisalberto_cr