Logo La República

Jueves, 21 de marzo de 2019



NACIONALES


Compromiso con el ozono peligra por productos chinos

Redacción La República [email protected] | Jueves 03 junio, 2010



Bienes de contrabando impiden que Costa Rica cumpla con acuerdo de protección
Compromiso con el ozono peligra por productos chinos
Neveras y aires acondicionados clandestinos del gigante asiático contienen gas CFC, prohibido en el país

Costa Rica y el resto de países de la región cumplieron con la primera parte del compromiso adquirido en el Protocolo de Montreal, de acuerdo con el cual no fabrican ni importan elementos que utilicen clorofluorocarbonos (o gases CFC), muy utilizados como refrigerantes.
En teoría desde diciembre de 2009, al país no deberían entrar frigoríficos o aires acondicionados con CFC.
Sin embargo, en la práctica a nuestras fronteras llegan algunos productos chinos que tratan de pasar como libres de CFC, pero en realidad sí lo contienen, aseguró Hernando Cárdenas, coordinador en el Minaet de la Oficina Técnica del Ozono.
El funcionario aseguró que se han detectado este tipo de productos intentando saltar el control aduanero, y que están trabajando arduamente para tratar de eliminar el contrabando de equipos con gases CFC.
Por su parte, las empresas importadoras de electrodomésticos han dejado de trabajar con equipos dañinos con el ozono.
El dinero no es el factor decisivo en su sustitución, ya que “no ha habido cambios de precios en los productos que estén relacionados con los cambios en los refrigerantes utilizados por nuestros proveedores”, dijo David Argumedo, gerente de Logística de Grupo Monge Costa Rica.
Otro caso es Multifrio, que no trabaja con CFC desde hace ocho años, según Salo Ponchner, director general de esta empresa dedicada a la venta de aires acondicionados.
Eso sí, siguen existiendo, ya que “lastimosamente algunas compañías del país lo siguen importando y lo venden por libra, un método arcaico e inseguro que manda estos refrigerantes a la atmósfera directamente”, dijo Ponchner.
Por otra parte, el sustituto de estos gases, los HCFC, tampoco son inocuos para el ambiente, ya que aunque no dañan el ozono, sí actúan negativamente sobre el calentamiento global.
Por eso, muchos países ya están buscando alternativas, y en este sentido, ofreciendo equipos con refrigerantes ecológicos alternativos, como el amoniaco. “Hoy en día promovemos que nuestros clientes migren de HCFC a refrigerantes que no dañan la capa de ozono”, concluyó Ponchner.
Entre las políticas de eliminación del CFC, se ha formado a los talleres que trabajan en la reparación de neveras o aires acondicionados para que puedan retirar el gas cuando la vida útil del producto llega a su fin.
“El problema es qué hacer con él después”, aseveró Cárdenas. Hoy apenas un ramillete de países en América Latina (como México, Brasil y Argentina, entre otros) pueden tratar el gas para que no constituya un peligro para el ozono.
Costa Rica todavía no cuenta con la tecnología necesaria para esto, así como el transporte y posterior tratamiento suponen una pesada carga económica.
Ponchner criticó que el país no tenga un plan de reciclaje de estos gases que, a su entender, “debería existir”.

Daniel Zueras
[email protected]