Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



ÚLTIMA HORA


Compras en línea imponen etiquetado electrónico en tiendas

Luis Fernando Cascante [email protected] | Viernes 17 julio, 2015 12:00 am



Compras en línea imponen etiquetado electrónico en tiendas

Nebraska Furniture Mart, respaldada por Berkshire Hathaway Inc., solía despachar un ejército de empleados cada mañana para actualizar las etiquetas de precio impresas en todas sus tiendas, un esfuerzo que consumía mucho tiempo, para cumplir su promesa de ofrecer los precios más bajos en televisores, lavavajillas, sofás y pisos.
Luego de una gran inversión en visores digitales, una persona puede ahora actualizar rápidamente los precios de la cadena correspondientes a miles de productos en múltiples lugares para superar las últimas ofertas de Home Depot, Sears y otros competidores. Dispositivos similares se están utilizando en casi 1.200 tiendas de Kohl en todo el país, así como también en economatos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.
El uso más amplio del etiquetado electrónico de productos, que adquirió popularidad en Europa en la última década, muestra la última forma en que las compras online están cambiando la experiencia en las tiendas. Los minoristas se están adaptando a compradores portadores de teléfonos inteligentes que “exploran los productos”, o escanean Amazon.com Inc. y otros sitios Web para comparar precios.
“Si tenemos un televisor por $1.200 y Amazon lo tiene por $900, los clientes dicen, qué diablos, sus precios no son los más bajos”, dijo David Bash, máximo responsable de información en Nebraska Furniture Mart, que fue fundado en 1937 y actualmente tiene cuatro tiendas en Nebraska, Kansas, Iowa y Texas. “El etiquetado electrónico de productos no está por razones estéticas. Está para garantizar que usted obtenga la mejor oferta”.
Los reguladores encargados de la integridad de precios –asegurar que el monto exhibido coincida con lo que se cobra al cliente en la caja- contribuyeron a que el etiquetado electrónico de producto ganara popularidad en Europa, dijo Gary Glaser, que dirige ventas estadounidenses en Pricer AB, el líder de mercado en visores digitales de precios con sede en Estocolmo. En los Estados Unidos, la presión para competir con los mercados online que realizan cambios de precios más frecuentes está obligando a los minoristas a volver a pensar en invertir en la tecnología que hasta el momento pocos han adoptado.
Las ventas estadounidenses de Pricer crecieron casi el triple hasta $11,6 millones en el primer trimestre respecto del año anterior. La región generó aproximadamente 8% de los ingresos trimestrales de la empresa, un aumento con respecto al 4% un año antes.

Costos de equipamiento

Es una inversión grande. Si bien los visores en góndola se consiguen desde apenas $5 cada uno, el costo de equipar una sola tienda puede superar seis dígitos para los minoristas de grandes dimensiones que contienen decenas de miles de productos en cada lugar. La actividad estadounidense de Pricer se ha relacionado principalmente con minoristas de muebles, vinos y libros.

“No es una solución barata”, dijo Glaser. “Está comenzando a generar mucho más interés. En los próximos uno o dos años, lo lanzarán muchos más minoristas”.

Además de permitir a los comerciantes minoristas cambiar rápidamente los precios, los visores pueden integrarse a aplicaciones de teléfonos inteligentes para ayudar a los clientes a recorrer una tienda o activar el visor de precios de manera que se encienda cuando el cliente se acerca a un artículo.

Bloomberg