Competidores de Gas Zeta invierten en nuevas plantas
“Estamos en capacidad de duplicar nuestra operación”, dijo Janiff Ramírez, gerente de Blue Flame, empresa que se alista a construir una nueva planta de abastecimiento. Esteban Monge /La República
Enviar

Nuevas inversiones de las empresas distribuidoras de gas, entre ellas la construcción de nuevas plantas y un mayor desarrollo tecnológico, podrían ser el remedio para evitar una nueva crisis que desabastezca el mercado, como ocurrió el año pasado.
También existe una oportunidad para que otros inversionistas participen en el negocio de la distribución, ya que se requieren pocos documentos para lograr un permiso de operación del Ministerio de Ambiente y Energía.
Por su parte, el gobierno está alerta y podría tomar acciones ante un eventual problema en la distribución del gas licuado, a causa del problema legal que existe entre los propietarios de la empresa Gas Zeta, que abastece entre el 60% y el 70% del mercado nacional.
Por lo pronto, sus competidores ya actuaron. La compañía Blue Flame, de capital costarricense y estadounidense, iniciará en los próximos días la construcción de una nueva planta con capacidad para almacenar el gas suficiente para abastecer todo el mercado costarricense.
“Hemos tenido un crecimiento muy fuerte en el último año. Hemos invertido en tecnología y equipos para la distribución del gas y perfectamente podríamos abastecer a todo el país, de ser necesario, ahora mismo”, dijo Janiff Ramírez, gerente de la empresa.
Además, la empresa Tomza, propiedad de Tomás Zaragoza, hermano de uno de los dueños de Gas Zeta, abriría dentro de mes y medio una planta de distribución en la provincia de Guanacaste.
Entre estas dos firmas y Petrogas, también de propiedad mexicana, manejan un 30% del mercado de distribución de gas, tanto para los hogares, con tanques de 25 a 100 libras, como para la industria a granel, que incluye hoteles, restaurantes y otros negocios que necesitan el gas licuado para su operación.
Tras la crisis del año pasado, el gobierno buscó la normalización del mercado, dando trámite a más de 700 permisos de autoconsumo de gas para hoteles, restaurantes e industrias.
Algunos sectores temen que se produzca nuevamente un desabastecimiento del mercado debido a un problema legal entre los propietarios de la empresa Gas Zeta.
Sin embargo, tanto el grupo de Evangelina López, que administra la empresa, como el de su exesposo, Miguel Zaragoza, aseguran que no habrá desabastecimiento.
La disputa del matrimonio llegó hasta la Sala Constitucional, la cual deberá resolver si acoge un recurso de inconstitucionalidad contra un artículo en el que se basó la Sala Primera para devolver la administración de la empresa a Zaragoza.
Se desconoce una fecha para el cambio administrativo.

201602252024200.recuadro-4.gif

 



Ver comentarios