Enviar
Miércoles 21 Enero, 2015

Desconoce la señora Esquivel, que el precio del arroz al consumidor posee una ponderación de precios nacionales e internacionales a cero arancel


Comparaciones incoherentes en el arroz

“El ignorante afirma, el sabio duda y reflexiona”, Aristóteles.
Ya lo dice el proverbio árabe “Mientras vivamos en la ignorancia, seremos siempre los unos enemigos de los otros”. Esto se refleja en la opinión de la señora Alejandra Esquivel, del pasado 15 de enero titulada “Sentí asco, no puedo decirlo en bonito”, quien desconoce el mecanismo de fijación de precios del arroz al igual que el señor Ricardo Monge.
La opinión de la señora Esquivel, lejos de informar al pueblo, expone su ignorancia públicamente, utilizando comparaciones absurdas e incoherentes, sobre el sector arrocero nacional. Si los cálculos presentados en su nota estuvieran correctos, le agradezco me informe dónde puedo pasar por los cheques, según las economías de escala que presentó.
Desconoce la señora Esquivel que el precio del arroz al consumidor posee una ponderación de precios nacionales e internacionales a cero arancel, único esquema de precios que transfiere el beneficio de los precios baratos de importación al consumidor, a diferencia de otros productos de la canasta básica que no lo hacen.
Además, el Ministerio de Economía establece márgenes de comercialización procurando el máximo beneficio para el consumidor.
Tanto asco le dio a la señora Esquivel, que se le olvidó informarse de varios aspectos: los importadores NO compran arroz a los productores nacionales, los importadores NO generan empleo en las zonas rurales, los importadores NO generan producto interno bruto, los importadores NO pueden asegurar el abasto del arroz, los importadores NO transferirán los precios baratos cuando estén solos en el mercado y los importadores NO podrán asegurarles a esos dos quintiles más pobres el precio accesible ante una crisis mundial de alimentos como la de 2008.
Señora Esquivel, esto no se trata de hacer numeritos en una pizarra, se trata de analizar de forma seria, variables sociales, económicas y de cambio climático, ya que se tiene en riesgo la continuidad de la producción nacional de arroz y la soberanía alimentaria de nuestro país.
El aumento del arancel no es más que la defensa comercial de un sector unido de productores e industriales en su pleno derecho de solicitar una salvaguardia para la producción nacional, con el fin de procurar que no desaparezca la actividad en el país, del principal producto de consumo de los costarricenses.
Señora Esquivel, ¿a cuál productor prefiere comprar usted el arroz, al productor nacional que usted defiende, el cual quiere trabajar aún con altos costos o a un productor de Estados Unidos que recibe dinero del gobierno? Ya que su discurso confunde a la opinión pública. “Consuma y use lo que Costa Rica produce”.
Vocero de Conarroz

Eduardo Rojas