Enviar
Viernes 5 Agosto, 2011

¿Cómo se forma un supertécnico?

Mucho se ha hablado de la necesidad de tener supertécnicos en Costa Rica. Si queremos llegar a ser un país con un alto nivel tecnológico y con procesos de producción especializados, esta es una afirmación completamente válida. Pero, ¿cuál es el proceso para llegar a tener un supertécnico? Se trata de tres requerimientos clave: un supermaestro, la tecnología de punta y un entorno que rete al estudiante.
El supertécnico se diferencia del resto pues debe tener un conocimiento profundo sobre un área específica de la tecnología, que le permita resolver problemas que un técnico normal no podría. Un buen ejemplo lo da la noticia que muestra cómo jóvenes técnicos de Mecsoft, graduados del Colegio Técnico Don Bosco, lograron realizar con éxito el proceso de Ingeniería Inversa necesario para reparar un avión en Coopesa. Solo existen dos empresas en Estados Unidos capaces de realizar el proceso y para Boeing fue una sorpresa que pudiera realizarse en Latinoamérica.
En Cedes Don Bosco se está realizando un proyecto para desarrollar supertécnicos, que consiste en integrar estos tres factores, utilizando empresas comercializadoras de tecnología de punta para proveer capacitación, tecnología y asesores.
Crear supertécnicos es un proceso que lleva tiempo y trabajo, pues consiste en el desarrollo de conocimientos y destrezas que permitan resolver problemas complejos. Para lograr esto es necesario contar con especialistas experimentados en resolver los problemas que se presentan en las empresas; posibilidad de que el estudiante aprenda haciendo, pues lo motiva y se comprueba el avance; por último, el estudiante debe ser capaz de aprobar las certificaciones internacionales que existan en su campo.
El patrocinio de organizaciones empresariales como la Cámara de Industrias, es muy importante para ayudar a consolidar el proceso.
En Costa Rica, la formación técnica presenta muchas limitaciones. El último reporte del Banco, “El Rol del Capital Humano”, hace referencia a la necesidad de contar con más ingenieros y técnicos calificados para satisfacer una futura demanda de las compañías. Como explica, las políticas educativas han contribuido a producir una minoría de trabajadores de alta calidad técnica y científica, mientras que el 45% de la fuerza laboral entre 21 y 30 años no tiene el bachillerato concluido.
Es claro que el país necesita priorizar la educación especializada, pues es un componente fundamental para lograr el crecimiento económico, tecnológico y social. ¿De qué sirve tener la última tecnología si no tenemos técnicos especializados para darle soporte? Los supertécnicos permiten a la industria ser más competitiva y atraer inversiones, porque el personal altamente calificado es el recurso más escaso en la economía del conocimiento. Si el país quiere desarrollarse, requiere formar supertécnicos e iniciativas como la que se están realizando en Cedes Don Bosco, representan soluciones reales a este problema.

Ronald Bolaños
Ingeniero Electromecánico