Cómo navegar sin dejar rastros
Enviar

Cómo navegar sin dejar rastros

Claves para mantener la privacidad en Internet y no correr riesgos frente a hackers y otros intrusos

201304022158060.n4.jpg
¿Qué duda cabe? Internet nos trajo innumerables beneficios. Pero también nos dejó más expuestos ante empresas, gobiernos y todo tipo de delincuentes que buscan capturar nuestros datos. Lo cierto es que la cuestión de la privacidad de la información personal crece entre laspreocupaciones de los usuarios de Internet. ¿Qué hace exactamente Google con los datos que recolecta? ¿Qué hacen las redes sociales? ¿Qué peligros corremos al hacer transacciones bancarias online?
Los expertos en seguridad informática no dan vueltas. Como en todos los órdenes de la vida, aseguran, lo aconsejable es navegar tranquilos, sin miedos innecesarios; pero eso sí, con la prudencia necesaria. Sobre todo, cuando se ingresa a un sitio poco confiable y, especialmente, si se va a tipear un password asociado a una cuenta bancaria.
Lo más importante es no descargar software de sitios de los que uno desconfía, porque es muy probable que estén infectados. Además, recomiendan tener un sistema operativo de los más nuevos, y mantenerlo siempre actualizado.

Nunca hay que dejar de tener en cuenta que los grandes sitios de Internet, como Google y Facebook, recolectan toda la información de nuestra navegación, para con ella establecer patrones que les permiten vender luego publicidad online a mejor precio.
El modelo es sencillo. Como disponen de millones de usuarios, esos sitios ofrecen a los anunciantes perfiles de edad, gusto y temas de interés bien segmentados, que prometen una acción publicitaria mucho más eficiente y efectiva. Dicho de otro modo: los servicios son gratuitos pero “cobran” a los usuarios con su propia información personal.
Por eso, la pregunta que deberíamos hacernos es: ¿queremos entregar nuestra información personal a esas compañías? Si la respuesta es no, lo que habrá que hacer es tratar de mantenernos el mayor tiempo posible sin estar registrados o “deslogueados”. En el caso de Google, usar el buscador sin estar “logueados” a Gmail u otro servicio asociado.
Para no dejar absolutamente ninguna huella, los especialistas recomiendan usar otro motor de búsqueda, como Bing. Lo mismo con Facebook: conviene “loguearse”, usarlo y luego “desloguearse”.
También habrá que tener en cuenta que las redes Wi Fi públicas implican un riesgo, siempre que no se ingrese a través de una clave. Cualquiera que tenga el conocimiento suficiente puede capturar la información que uno está enviando y recibiendo.
En cuanto a los smartphones, el principal riesgo se presenta con los Android, que ofrecen una gran cantidad de aplicaciones, pero muchas de ellas cargadas con software malicioso. El consejo aquí es instalar solo aplicaciones de las tiendas oficiales de cada fabricante, no hacer clic en códigos QR de páginas de dudosa procedencia, actualizar el sistema operativo, respaldar la información y usar antivirus.
En definitiva, no perseguirse con falsos fantasmas. Pero eso sí, estar siempre atentos, no sea cosa que aparezca uno.

Por Ricardo Braginski
[email protected]
Desde Buenos Aires, Argentina


Ver comentarios