Enviar
Colombia se prepara para investidura
Con un gran despliegue de seguridad, Santos asumirá el poder mañana

Unos 400 mil miembros de la fuerza pública velarán por la seguridad en Colombia durante la investidura de Juan Manuel Santos como presidente, un acto al que están invitadas más de 80 delegaciones internacionales, que incluyen a más de una docena de jefes de Gobierno y Estado.
Unos 160 mil policías, 220 mil del Ejército y otros integrantes de la Armada, Fuerza Aérea y organismos de seguridad iniciaron ayer un acuartelamiento de primer grado que busca prevenir ataques guerrilleros o sabotajes el próximo sábado, día de la toma de posesión de Santos.
Bogotá, la capital, será donde se concentrarán las mayores medidas de seguridad, con el despliegue de 22.500 policías y 14.500 militares.
El director de la Policía Metropolitana de Bogotá, general César Pinzón, explicó a Efe que entre las medidas implementadas en la capital está la prohibición de portar armas, así tengan salvoconducto, y que en las motocicletas viaje más de una persona.
También “la circulación de vehículos que transporten trasteo, mudanzas o escombros e inclusive cilindros de gas”, y se suspenderán las obras de construcción e infraestructuras, “con el fin de evitar cualquier actividad terrorista”, dijo Pinzón.
De acuerdo a un comunicado de la Policía, se establecerán 44 puestos de control en Bogotá y otros siete en las entradas y salidas de la ciudad y se mantendrá el sobrevuelo de helicópteros de esta institución de día y de noche hasta el domingo.
Adicionalmente unos 500 policías verifican desde ayer en el centro de Bogotá “antecedentes penales de quienes transitan la zona” para neutralizar cualquier intento de acción terrorista, agrega el comunicado.
Estas medidas responden al incidente ocurrido en 2002, cuando Álvaro Uribe fue investido presidente por primera vez, y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) lanzaron varios cohetes contra la Casa de Nariño (sede del Ejecutivo) con el resultado de 19 muertos, la mayoría indigentes que estaban en una zona aledaña al palacio presidencial.
Ya el pasado 1 de agosto la Policía de Bogotá informó de que gracias a labores de inteligencia pudo frustrar un plan terrorista de las FARC con la detención de cuatro presuntos traficantes de armas y explosivos destinados a esa guerrilla.
Por otro lado, las delegaciones internacionales ya comenzaron a llegar a Colombia y una de las primeras fue la francesa, encabezada por el secretario de Estado para Asuntos Europeos, Pierre Lellouche.
Para ayer se esperaba al presidente de República Dominicana, Leonel Fernández, el primer dignatario que llegará al país para la investidura de Santos.
También estaba previsto el arribo a Bogotá el vicepresidente de Paraguay, Federico Franco Gómez, y el primer ministro de Aruba, Michael Godfried Eman, en representación de los Países Bajos.
Al menos 13 presidentes de Latinoamérica, además del Príncipe Felipe de Borbón, heredero de la Corona española, han confirmado que asistirán a la investidura.
Son los mandatarios de Argentina, Brasil, México, Uruguay, Perú, Chile, República Dominicana, Panamá, Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica y Ecuador.
El gran ausente será el mandatario venezolano, Hugo Chávez, que el pasado 22 de julio rompió las relaciones con Colombia, al considerar una “agresión” que el Gobierno de Uribe acusara internacionalmente a Venezuela de apoyar a las guerrillas colombianas.
El presidente de Bolivia, Evo Morales, dijo ayer en La Paz que no asistirá porque no fue invitado y aún no se sabe si habrá algún representante de Nicaragua, cuyo presidente, Daniel Ortega, es otro de los aliados de Chávez.
“No hay ninguna disposición al respecto”, expresó el canciller nicaragüense, Samuel Santos, al Canal 12 de la televisión local.

Bogotá
EFE

Ver comentarios