Logo La República

Martes, 13 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


Cólera, la amenaza regresa

María Luisa Avila [email protected] | Jueves 31 octubre, 2013


En Costa Rica, en 1856, 10.000 personas murieron de cólera. Para los años 1992-1997 el país reportó 125 casos, 80% de los cuales fueron importados


Tricotomía

Cólera, la amenaza regresa

Las Américas están de nuevo en alerta ante los casos de cólera reportados en México y que constituyen una seria amenaza para la región. Desde el año 2009 la cantidad de casos reportados se ha incrementado, para 2010 la situación se agudizó con la epidemia en Haití que además afectó a República Dominicana y Cuba.
En Costa Rica, en el año 1856, 10.000 personas murieron de cólera, lo que representó el 10% de la población de ese entonces. Para los años 1992-1997 el país reportó 125 casos, 80% de los cuales fueron importados. El 79% se presentó entre adultos en edad productiva.
El cólera es una infección bacteriana aguda, que afecta el intestino, produce diarrea y vómitos de gravedad variable. El 75% de las infecciones puede ser asintomática; del restante 25%, 5% presenta un cuadro clínico leve o moderado; de estos, el 3% requiere atención médica sin hospitalización, y tan solo un 2% de los pacientes progresan a Cholera gravis. Antes de la terapia de rehidratación, morían entre el 30% y 50% de los pacientes que presentaban Cholera gravis.
En la actualidad, cuando se proporciona el tratamiento adecuado, la mortalidad es inferior al 1% de los casos notificados.
El cólera se transmite por la vía fecal-oral, principalmente a través de las heces y vómitos de los enfermos. También las heces de los portadores asintomáticos pueden actuar como diseminadores de la infección, sobre todo en condiciones que favorecen la contaminación del agua y los alimentos.
Ante este panorama, Costa Rica debe estar preparada, para lo cual es fundamental, como ya se ha hecho, la vigilancia de laboratorio, activar los protocolos de vigilancia de la salud y a nivel clínico.
Pero, sobre todo, enfatizar en la población la necesidad del adecuado y constante lavado de manos, uso de agua segura para lavar y preparar alimentos.
Como recomendación a los viajeros a países endémicos, no ingerir alimentos crudos, como ensaladas o mariscos. Si se ha viajado a países endémicos y se inicia con diarrea, se debe consultar a los servicios de salud de manera oportuna.
Hoy, a diferencia del pasado, el cólera es una enfermedad de la pobreza; ataca con fuerza en aquellos lugares afectados por la desnutrición, el pobre o nulo saneamiento ambiental, donde el agua adecuada para consumo humano no se distribuye de manera equitativa, donde el manejo de los residuos sólidos sobrepasa la capacidad institucional de recolección, donde las personas no conocen o no practican hábitos adecuados de auto cuidado.
Tenemos una nueva amenaza a nuestra salud; sin embargo, como ya lo hemos hecho, podemos superarla.


María Luisa Ávila