Enviar

Industria de madera, ¿ecológica?

Empresas del sector realizan esfuerzos para fomentar una producción sostenible y energía limpia

La industria maderera ha logrado una mejor posición en el tema ecológico.
Este sector es hoy protagonista en la reducción de huella de carbono.
Como ejemplo de esto, la empresa Maderas Cultivadas de Costa Rica, dedicada a la industrialización, producción y venta de la madera, trabaja en una nueva planta que convierte residuos en utilidades.
La empresa siembra los árboles, y los residuos de aserrín y astilla los procesan para hacer materia prima para la fabricación de muebles.
Asimismo, está en proceso de crear una planta generadora de energía mediante materia orgánica, logrando la biomasa. Esta sustituirá el consumo eléctrico de sus operaciones a inicios del otro año.
La necesidad económica también influencia el uso de energía limpia. “Para ser competitivos, necesitamos disminuir costos”, comentó Luis Arturo Salazar, gerente general de Maderas Cultivadas.
Con el fin de buscar mecanismos en beneficio del ambiente, trajeron de vuelta una tradición costarricense. El transportar la madera es posible gracias a 50 boyeros que retomaron esta labor, de este modo aprovechan también la cría de bueyes.
La industria maderera generó en 2010 más de 18 mil empleos directos, según la Oficina Nacional Forestal (ONF).
En tanto, este sector hace esfuerzos para demostrar que la producción de la madera trae grandes beneficios ecológicos.
Por cada metro cúbico de madera, se ahorran dos toneladas de dióxido de carbono. Por ejemplo, una ventana de madera ahorra más de cinco toneladas de CO2 que aquella que es construida con aluminio.
Además la madera requiere menor energía en su producción.
Las medereras cultivan los árboles que utilizarán posteriormente, pues la tala de esos árboles es una práctica permitida.
El artículo 28 de la Ley Forestal del país establece que se pueden cortar un máximo de tres árboles por hectárea anualmente, esto en terrenos de uso agropecuario y sin bosque.
En 1997 un decreto ejecutivo prohibió la tala de 18 especies de árboles sin importar su ubicación, esto impulsado por el ahora Ministerio de Ambiente.
“Se pueden cortar libremente árboles de plantaciones forestales, sistemas agroforestales o aquellos plantados por cultivo, como si fuera un cultivo de café”, dijo Alfonso Barrantes, director ejecutivo de la ONF.
A pesar de ser como cualquier otro cultivo, la madera no se puede transportar sin un certificado de origen del material.

María Fernanda Cisneros
[email protected]
Ver comentarios