Enviar

Comida rápida, basura rápida

Muchos de los desechos de papel o plástico que generan este tipo de restaurantes no son reciclables porque se ensucian de grasa o salsas

Además de los efectos negativos que puede tener para la salud el consumir comida rápida, el comensal no se percata de la cantidad de basura que genera.
Estos restaurantes utilizan como vajilla materiales de desecho como papel y plástico.
Del total de los residuos que se generan en Costa Rica, un 21% corresponde a papel y cartón, y un 11% es plástico.
Una solución sería que los clientes tuvieran la oportunidad de separar la basura en el mismo restaurante.
Para ello estos locales deberían contar con programas de reciclaje, comprometiendo a los usuarios a poner en práctica este tipo de acciones.
“A nivel interno en el restaurante (cocina y áreas administrativas), realizamos la separación de orgánicos y plásticos, también a nivel externo con los clientes lo propusimos, pero se dejó de hacer porque la gente no respeta la codificación de separación; por más que se hagan esfuerzos e inversión, hace falta conciencia”, afirmó Gerardo Ugalde, quality manager de restaurantes KFC, Quiznos y Teriyaki.
Sin embargo, aunque la gente tuviera la educación para separar debidamente, muchas de estas vajillas desechables no se podrían reutilizar, ya que se llenan de grasas y salsas, lo que las hace inservibles para un segundo uso, o bien, para ser recicladas, aseguró Eugenio Androvetto, funcionario del Ministerio de Salud.
Las empresas que se encargan de acopiar los materiales para su posible reutilización, piden a las empresas suplidoras de desechos que los entreguen limpios para poder ser procesados.
“Algunos restaurantes utilizan en sus empaques materiales biodegradables, que aunque muchos no se puedan reciclar porque se ensucian, al menos se degradan más rápido en los botaderos. Pero no es lo mejor, lo recomendable es reducir el montón de envases”, opinó Nidia Rodríguez, directora ejecutiva de la Asociación Terra Nostra.
Si el cliente no pide su comida para llevar, el producto debería de servírsele en vajillas de vidrio o cerámica, recomendó la jerarca.
La ley vigente para la gestión integral de residuos en su artículo 39 apunta que “los generadores de residuos ordinarios están obligados a separarlos, clasificarlos y entregarlos a las municipalidades para su valorización o disposición final”. Esto obliga a las empresas a tomar las acciones necesarias para gestionar qué hacer con sus desechos.

Luis Diego Coronado
[email protected]
Ver comentarios