Enviar

Wi Fi sin peligros
Cómo proteger los datos personales cuando se ingresa a Internet en lugares públicos

Llegaron las vacaciones y allí vamos a disfrutar de unos días en las playas, en las sierras o en la montaña. Llevamos en nuestro equipaje todo lo que necesitamos: desde el traje de baño hasta la sombrilla o el bronceador y también… la computadora.
Sí, hace años que, gracias al Wi Fi, disponemos de acceso a Internet gratuito, y sin cables, por todos lados: desde bares, restaurantes y hoteles, hasta aeropuertos u otros espacios públicos. En todos lados hay alguna red Wi Fi abierta invitándonos a navegar. Y aun en vacaciones cuesta desconectarse cuando todo es tan sencillo.
Pero atención, que las redes Wi Fi son precisamente eso: redes. Por lo tanto, cuando uno accede a cualquier de esos “hot spots” (el punto de acceso que ofrece el hotel, restaurante, etc.), no solo se conecta a Internet, sino al resto de los usuarios que al mismo tiempo están navegando en ese mismo espacio público.
Y peor aún: tanto la red Wi Fi como el sistema operativo de nuestra máquina asumen que quienes se conectan junto a nosotros son, como mínimo, nuestros amigos. Por lo tanto, nuestra información queda a su alcance. Con un mínimo de conocimiento informático, pueden acceder a nuestra información.
Por eso, nunca está de más tomar algunos recaudos cada vez que sacamos nuestra PC de casa.
Lo primero que conviene hacer es mantener actualizado el sistema operativo y los programas que usamos para conectarnos a Internet (desde el navegador hasta las aplicaciones de correo electrónico, entre otros). Las últimas versiones siempre son las más protegidas, porque sus desarrolladores le van a agregando elementos de seguridad.
Lo segundo es asegurarnos de que el firewall esté activo. Se trata de un software específico que protege a la PC cada vez que se conecta a Internet. Los últimos sistemas operativos de Microsoft y de Apple ya vienen con este programa instalado. En Windows 7, para activarlo hay que ir al Panel de Control, y allí a Sistema y Seguridad.
Otro recaudo. Cada vez que nos conectamos a Internet, elegir la opción que más limite el contenido de nuestra PC que compartimos. Windows 7 permite definir, para cada nueva conexión, si será hogareña, de trabajo o pública. Seleccionar la última opción.
Y siempre conviene encriptar (proteger con código de acceso) los archivos y carpetas más sensibles. En Windows esto se puede hacer desde Propiedades, Opciones avanzadas, Cifrar contenido.
Además de los recaudos tecnológicos, nuestras conductas también son importantes. En lo posible, hay que evitar el home banking o entrar a redes sociales cuando se navega en una Wi Fi abierta.
Pero si por algún motivo se vuelve necesario, habrá que verificar que el servidor sea el correcto (y no el de un estafador). Para eso, hay que fijarse que la dirección del sitio esté precedida por la sigla https, con la “s”, en lugar de http; y que en algún lugar del navegador aparezca un candadito, que identifica a los sitios con protocolo seguro.
El Wi Fi nos puede salvar de alguna urgencia que impone la vida digital. Estos recaudos nos previenen para que no se transforme en un salvavidas de plomo.

Por Ricardo Braginski
[email protected]

Ver comentarios