Enviar

Nokia y Microsoft contra el reloj

Presentaron celulares con Windows Phone, pero enfrentarán una competencia muy consolidada

No los unió el amor, sino el espanto. El espanto de ver, cada vez desde más lejos, cómo sus competidores en el mercado de los celulares inteligentes se escapaban y los iban dejando bien atrás. Nokia aunque sigue siendo el fabricante de teléfonos móviles que más vende en el mundo, nunca pudo hacer pie en el terreno de los smartphones, hacia donde se dirige esta industria. Y Microsoft el rey del software en la década de los 90, ahora ve cómo el mundo digital se mueve hacia los equipos móviles, donde reinan Apple (con el iPhone y el iPad) y Google (a través de su Android). Nada de Windows.
En febrero de este año, los colosos golpeados se dieron la mano y anunciaron una “alianza estratégica —de $1.000 millones—, para actuar en conjunto, y por la cual Nokia se comprometió a adoptar el sistema Windows Phone en reemplazo de sus Symbian y Meego. Ocho meses después, los nuevos socios presentaron las primeras criaturas producidas por esta unión: los celulares Lumia 800 y Lumia 710.
El veredicto de la prensa especializada, que tuvo acceso a estos dispositivos, es contradictorio. Si bien se destaca que los equipos son buenos, de avanzada, cuestionan la posibilidad que tienen de incidir, en estos momentos, dentro de un mercado donde la competencia (iPhone y equipos con Android) están más que consolidados.
Dicho de otro modo, no tienen nada nuevo concreto y revolucionario que ofrecer frente a una competencia que les lleva más de cuatro años, millones de equipos vendidos y cientos de miles de aplicaciones de ventaja. Poca diferencia para semejante desafío.
El Lumia 800 es la nave insignia de esta movida. Similar al iPhone 4S en cuanto a su configuración, tiene una pantalla Amoled de 3,7 pulgadas (de alta resolución y gran nitidez). Viene con 16GB de memoria y una cámara muy potente, de ocho megapíxeles.
El Lumia 710, en cambio, está pensado como un equipo más económico, para un público más joven. Disponible en varios colores, tiene una cámara de cinco megapíxeles.
Ninguno viene con cámara frontal para hacer videoconferencia. Es muy curiosa esta ausencia, habida cuenta de que Microsoft acaba de comprar Skype, que ofrece telefonía a través de Internet.
En cuanto al sistema operativo, los equipos introducen la última versión del Windows Phone 7, que se conoce como “mango”. Si bien el sistema es muy potente, en rigor no tiene nada que ver con el clásico Windows que conocemos en nuestras PC. Y tampoco es la versión siete de nada. Simplemente Microsoft le puso ese número para apalancarse en el éxito que tuvo la edición siete de su sistema de computadoras.
En lugar de las clásicas aplicaciones de otros celulares inteligentes, Windows Phone exhibe “mosaicos inteligentes” que van mostrando la información más valiosa en la misma pantalla principal.
Los Lumia saldrán a la venta este año en 11 países de Europa y Asia. Y se esperan en América, aunque quizás con otro nombre, a mediados de 2012. Veremos entonces si, aunque muy bien vestidos, no llegaron demasiado tarde a la fiesta.

Ricardo Braginski
[email protected]


Ver comentarios