Enviar

La vida por Windows 8

Microsoft presentó tableta y software para celulares; buscan potenciar el sistema de las ventanas

Semana movida la pasada para Microsoft que, en el lapso de dos días presentó dos de los productos más importantes de su historia, con los que pretende dar vuelta el partido de los dispositivos móviles, que viene perdiendo por goleada frente a Apple y Google.
Cuando empezaba la semana sacudió la modorra y anunció que fabricará su propia tableta, bajo la marca Surface. Menos de 72 horas después, develó cómo será su nuevo sistema operativo para celulares: el Windows Phone 8.
Parecen dos anuncios diferentes, pero forman parte de lo mismo. En el trasfondo está el gran negocio de la computación cuyo centro, de a poco, va dejando de ser la PC tradicional (donde reina Microsoft) y pasan a ser los dispositivos móviles.
Frente a esta situación, lo que Microsoft está comunicando es que no piensa rezagarse más, y que sale a jugarse todas las cartas de la mano del sistema operativo Windows 8, previsto para octubre.
La empresa fundada por Bill Gates comprendió a fuerza de números en rojo que, en el terreno de los dispositivos móviles conectados a Internet, gana quien domina el “ecosistema” de estos equipos. Es decir, quien maneja tanto hardware como software, y también la tienda desde la cual se descargan (y se compran) estas aplicaciones.
Así como Apple tiene su iOs, sobre el que gira toda su estrategia; así como Google apuesta todo a su Android; la gran movida de Microsoft apunta ahora al sistema operativo Windows 8, que es un nuevo Windows para PC, pero mucho más que eso.
Windows 8 trae una nueva interfaz (conocida como Metro), especialmente diseñada para usarse en dispositivos táctiles. Y una tienda de aplicaciones, que funciona en forma similar al Apple Store o a Google Play (de Android). De esta manera, mantiene las fortalezas del Windows tradicional (trabajo con Office y otros soft para trabajar), al tiempo que agrega la dimensión de la nueva computación por aplicaciones y en la nube.
En esta línea van los anuncios de la semana pasada. Windows Phone 8 (para celulares) tendrá el mismo núcleo (kernel) que Windows 8 (para PC). El objetivo es potenciar el ecosistema y facilitar a los programadores la introducción de aplicaciones en esta nueva plataforma integrada.
¿Y por qué una tableta propia? Los motivos hay que buscarlos en las falencias de la actual estrategia de alianzas con los fabricantes de PC. Lenovo, HP, HTC y Acer, entre otros, se comprometieron a fabricar tabletas con Windows 8, pero Microsoft pretende que los equipos estén a la vanguardia tecnológica. Y solo lo puede garantizar si ellos mismos producen equipos de última generación.
La Surface cumple con ese requisito. Viene con los últimos procesadores de Intel, pantalla de 10,6 pulgadas, teclado, conexión USB y lector de tarjetas, y pesa solo 676 gramos. Todavía no se saben ni precio ni fecha de lanzamiento. Se espera que muy pronto Google mueva sus piezas con una tableta que también será de fabricación propia.
Allá por enero de 2010, Steve Jobs marcó un camino con el lanzamiento del primer iPad. Ahora son cada vez más los que quieren transitarlo.

Por Ricardo Braginski
[email protected]


Ver comentarios