Enviar

Computadoras a todo glamour

Las All in One van ganando terreno en hogares y oficinas; claves para elegir bien

Aparecieron tímidamente, como un segmento más dentro del multifacético territorio de las PC de escritorio. Pero de a poco fueron ganando su lugar, a fuerza de sumar buen diseño y características propias de esta era, como las pantallas táctiles.
Se trata de las All in One (todo en uno), computadoras cada vez más buscadas en los hogares, y también en oficinas y comercios. Son esos equipos que no tienen gabinete y esconden todos sus circuitos, procesador, memoria, disco, placas y otros componentes dentro de una muy elegante pantalla.
Las All in One son ideales para usar en el hogar. Como las notebooks, vienen con WiFi de fábrica, así que se pueden conectar a Internet desde cualquier lugar de la casa sin necesidad de una instalación especial.
Como en tantos otros rubros tecnológicos, el segmento fue inaugurado por Apple.
Los pros de estos equipos están claros: son más vistosos, la pantalla se puede colgar de la pared, todo es más “fashion”. Pero como todo en el mundo, siempre hay que tener en cuenta las contras.
En el caso de las All in One habrá que calcular muy bien la “performance” del equipo.
El peso del equipo también es importante. Obviamente, conviene que sea lo más liviano posible. Y si tiene pantalla táctil, habrá que comprobar que use una de las tecnologías más modernas, que permite un mejor manejo de la interfaz.
Otra cuestión que se ha de considerar es el teclado y el mouse que acompañan al equipo. Algunos modelos los traen inalámbricos y otros clásicos, conectados por puertos USB. Es importante verificar que la PC traiga, además, un control remoto, especialmente útil si se va a usar el equipo como “centro de entretenimientos” del hogar.
Como en toda PC, para determinar la potencia del equipo habrá que mirar qué procesador tiene instalado. Si se quiere navegar ágilmente por la web y usar sin problemas los programas de oficina conviene elegir, al menos, equipos con chips de doble núcleo.
También habrá que prestar atención a la capacidad que tiene el equipo para conectarse con discos portátiles y otros periféricos externos. Este año están apareciendo PC que utilizan el nuevo puerto USB 3.0, que es hasta diez veces más rápido que la versión 2.0. Además, hay equipos con salida de audio y vídeo HDMI, que les permite enchufarlos a un monitor o televisor externo de última generación.

Por Ricardo Braginski
[email protected]

Desde Buenos Aires, Argentina
Ver comentarios