Enviar

No se exceda en el trabajo

Trabajar más horas extra de las debidas se puede traducir en daños importantes a la salud

Solicitar a los trabajadores que realicen horas extra en la jornada laboral es común; sin embargo, los empleados deben tener precaución acerca de cuánto tiempo están invirtiendo en esas “extras”.
Esto porque varios estudios a través de los años han dado a conocer los problemas para la salud que podría provocar ese exceso de trabajo.
Por ejemplo, la Universidad de California realizó una investigación en la que se estipula que las personas que trabajan más de 51 horas a la semana en una oficina tienen un 29% más de probabilidades de sufrir hipertensión, así como falta de concentración y por supuesto cansancio.
Más recientemente un estudio publicado en “Annals of Internal Medicine”, realizado a 7 mil trabajadores de entre 39 y 62 años, determinó que las personas con un horario laboral de 11 horas o más tenían un 67% más de posibilidades de sufrir enfermedades coronarias que los que trabajaban siete u ocho horas, según información publicada en el sitio Elmundo.es
“Aquí lo interesante es que las personas empiezan a desarrollar enfermedades que no eran comunes, como contracturas, alergias, colitis, síndrome del intestino irritable y dolores de espalda, entre otros”, comentó Lily Ridley, médico general y gerontóloga del Hospital Clínica Bíblica.
Las horas laborales sumadas al estrés que estas puedan ocasionar en las personas que habitualmente trabajan más que el horario habitual, demanda cierta cantidad, no solo de energía física sino mental.
“Si se prolonga el horario de trabajo, la persona no logra descansar de manera adecuada, por lo que su organismo se ve afectado”, comentó la especialista, quien además a esta situación suma la mala alimentación que podría producirse precisamente por estar tan inmerso en el trabajo.
“Lo importante es que cuando los empleados tengan que hacer horas extra se planteen un objetivo, debido a que pueden llegar a trabajar más horas sin saber por qué”, indicó.
Ese tiempo, además de tener un objetivo, debe ser esporádico y no frecuente.
“El organismo va dando ciertas alertas, como dolor de cabeza, también suele suceder que los trabajadores empiezan a sudar demasiado, además les tiembla el pulso o empiezan a llenarse de espinillas”, comentó.
La empresa por su parte debe tomar en cuenta el análisis de las horas extra como un indicador de la eficiencia de la empresa en la distribución de cargas de trabajo, las competencias de personal y la capacitación, entre otras, dijo Marisol Fernández, especialista en recursos humanos.
Es importante además que la empresa cuente con una política para manejar el tema, es fundamental, entre otros aspectos, que las horas extraordinarias sean autorizadas previamente por el gerente a cargo o el supervisor inmediato. Además de definir el perfil de colaborador que es candidato a horas extra.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios