Logo La República

Martes, 18 de diciembre de 2018



NACIONALES


Código Oficina: Desempleo reduce la felicidad incluso de quienes trabajan

Redacción La República [email protected] | Martes 08 mayo, 2012




Desempleo reduce la felicidad incluso de quienes trabajan

Estar sin trabajo no solo se trata de perder ingresos, sino que representa la pérdida de autoestima y de la vida social en muchos casos

Un alto índice de desempleo hace menos felices o infelices no solo a los desempleados sino también a quienes trabajan, según el primer Informe Mundial de la Felicidad elaborado por The Earth Institute a petición de Naciones Unidas (ONU).
El informe viene a confirmar una de las grandes verdades de la sabiduría popular: que la riqueza o el dinero no dan por sí mismos la felicidad.
En cuanto al desempleo, uno de los problemas más acuciantes de la actualidad, el estudio realizado por el instituto de la Universidad de Columbia dice que es fuente de infelicidad incluso para la población que cuenta con empleo, ya que “de repente tiene miedo de perder su puesto de trabajo”.
El estudio, encargado por la Comisión de la Felicidad de la ONU y dirigido por el prestigioso economista Jeffrey Sachs, coteja varios datos estadísticos sobre cuáles son los países más felices y sobre los factores que ayudan a crear la felicidad, y asegura que uno de ellos es contar con empleo y también no sentir que el puesto de trabajo peligra.
“El desempleo reduce obviamente la felicidad, pero por razones diferentes a las obvias. No se trata de perder ingresos, sino que es la pérdida de autoestima y de la vida social que proporciona el trabajo lo que conduce a una caída de la felicidad”, afirma.
Incluso contar con empleos “de baja calidad” proporciona “mayor satisfacción que estar desempleado”, indican los expertos de la universidad neoyorquina, que destacan cómo trabajar a cuenta propia ayuda más a ser feliz en la mayoría de países, a excepción de los de América Latina.
La razón es que trabajar a cuenta propia puede ser “una necesidad más que una opción” en los países en desarrollo, donde no hay tanta disponibilidad de “empleos formales”, por lo que se concluye que “cuando no es una opción, no ayuda a incrementar la felicidad”.
Entre otros factores significativos que afectan al bienestar personal, según el estudio, se encuentran, además del trabajo, el entorno social y familiar, la salud física y mental, además del contexto del país donde se vive, relacionado con la riqueza de este y el grado de libertades, entre otros.
El informe compara diferentes encuestas y estadísticas sobre los países más felices del mundo, entre ellos una recopilación de datos de Gallup del periodo 2005-2011, que indican que los países más felices son Dinamarca, Finlandia y Noruega, mientras que República Centroafricana, Benín y Togo están a la cola de la felicidad.
España se encuentra en el puesto 22 y el país latinoamericano que aparece en primer lugar es Costa Rica (12), seguido de Venezuela (19), Panamá (21), México (24), Brasil (25), Puerto Rico (27), Guatemala (37), Argentina (39), Colombia (41), Chile (43), El Salvador (48) y Uruguay (50).
El informe del Earth Institute concluye además que, pese a que los países más felices son los nórdicos y los menos las naciones subsaharianas, el peso de la riqueza de las naciones es importante “pero no lo es todo”, ya que entran en juego muchos factores que proporcionan la felicidad, como las relaciones humanas.
La Asamblea General de la ONU aprobó en julio una resolución que reconoce la búsqueda de la felicidad y el bienestar social como un “objetivo humano fundamental” a instancias de Bután.

Nueva York/EFE