Enviar

Ciclos del desempleo

Reconocer cada etapa del proceso le ayudará a salir adelante


Hacer frente al desempleo no es nada fácil.
Es importante reconocer que este proceso tiene sus etapas y afecta de manera psicológica, incluso puede desencadenar una crisis.
En este tema la edad puede ser un factor determinante, así como el nivel educativo, ya que no es lo mismo estar desempleado a los 25 que a los 45.
“Es una realidad que la mayor parte de las personas dependen de los ingresos de su trabajo para satisfacer sus propias necesidades y las de su familia. Cuando pierden el empleo esto puede conducir a la persona a una crisis económica que se manifiesta como un efecto en cascada de acontecimientos estresores y estos influyen negativamente en otros ámbitos como el de la salud mental”, comentó la psicóloga y consultora Shirley Garita.
Según la especialista hay evidencia científica que demuestra que la pérdida del trabajo y el desempleo ocasionan un notable deterioro en la salud mental de las personas.
Entre las consecuencias está el aumento considerable en los niveles de ansiedad, en los síntomas somáticos, se aumenta el riesgo de sufrir depresión, así mismo se dan otros efectos colaterales, como el maltrato a los hijos, el abandono del hogar, el abuso de alcohol, entre otros.
Además de esto puede producir una reducción de las relaciones sociales, ya que según el sitio pulevasalud.com se pierde el contacto con las personas que son imprescindibles para poder desarrollar el trabajo, a esto se suman las dificultades económicas que limitan las posibilidades de asistir a actividades, entre otras cosas.
“La percepción de la persona con respecto a su realidad y la reacción que tenga ante ella, constituyen la clave para superar factores emocionales negativos que pueden presentarse al estar desempleado”, comentó Garita.
Entre las recomendaciones se considera indispensable que se asuma una actitud positiva, esto le permitirá reaccionar de una forma adecuada y buscar con empeño otra oportunidad laboral.
“La crisis emocional como resultado de la crisis económica es casi esperable, pero lo importante para quien pase por este proceso es no darse por vencido y tener presente que desalentarse no lo llevará a nada”, agregó.
Si la persona desempleada se preocupa en exceso, se desanima y pierde la motivación, podría incluso llegar a experimentar una depresión clínica y enfermar.
Esto además de causar un grave daño a su salud y a la autoestima, dificulta la reincorporación laboral.
“De ahí la importancia de contar con redes de apoyo para mitigar los efectos adversos que pueda ocasionar el desempleo a nivel personal”, puntualizó Garita.

Melissa González
[email protected]
Ver comentarios