Logo La República

Jueves, 15 de noviembre de 2018



NACIONALES


Coalición: La moda política

Fred Blaser | Miércoles 08 agosto, 2012



ANALISIS
En agosto, todos contra PLN
Coalición: La moda política
Cada mes, una nueva sensación

En la política, como ocurre con las prendas de vestir, la moda cambia constantemente.
La sensación política del mes pasado fue José María Figueres, hasta que resultó que su plan para salvar a la nación consiste en que el resto de nosotros envíe ideas a su página web.
Pero no importa.
Desde ahora y hasta octubre, cuando tiene que decidir si desea o no aspirar a la presidencia, Figueres tiene mucho tiempo para ponerse de moda otra vez.
Mientras tanto, el nuevo sabor político es una gran alianza en contra de Liberación Nacional, sobre la base de que —tal como dice el refrán— el poder absoluto, corrompe absolutamente.
Ottón Solís, exlíder de Acción Ciudadana, instó la semana pasada a los partidos de oposición a unirse en contra del PLN.
La llamada de Solís por la unidad, viene después de la “Coalición Light”, en la que los diputados de diversos partidos se han unido en la Asamblea desde el año pasado, para derrotar distintas propuestas del gobierno.
La teoría de la corrupción absoluta no es del todo convincente, en la descripción de Liberación Nacional, cuyos abusos han sido modestos, en comparación con las normas establecidas en otros países.
En cuanto a la longevidad se refiere, el PLN solo ha estado en el poder desde 2006 —un instante en el tiempo, en comparación con el Partido Revolucionario Institucional, que gobernó México durante más de siete décadas.
Tampoco es el PLN profundamente corrupto.
Fernando Herrero no pudo incumplir las leyes que el Ministerio de Hacienda —del cual era titular— ejecuta.
De igual modo, ni Leonardo Garnier ni Luis Liberman debieron recomendar que Recope le diera un contrato a una empresa dirigida por una amiga mutua.
Por otro lado, las cantidades involucradas en ambos casos eran triviales, en comparación con los $300 millones en sobornos, recogidos en México en la década de 1990 por Raúl Salinas, hermano del entonces Presidente.
Sin embargo, los partidos de oposición están en lo cierto al pensar que ningún grupo debe permanecer en el poder por mucho tiempo, por lo que se preocupan por la probabilidad —basados en las últimas encuestas— de que el PLN vaya a ganar un tercer mandato consecutivo, tras las elecciones de 2014.
Otra cuestión es si ellos pueden formar o no una alianza, de la cual incluso, la definición de la palabra no está clara.
El concepto de Solís de una coalición, probablemente excluiría algunos de los aliados potenciales, cuya reputación se cree está dañada.
Luego, una coalición solo puede tener un jefe, lo que significa que otras personas, que están acostumbradas a ser líderes, tendrían que aceptar un papel menos importante.
Además, varios grupos, cada uno con su propia agenda, tendrían que ponerse de acuerdo sobre una política común.
Por otro lado, la formación de una coalición puede ser más fácil ahora que en el pasado, porque cada partido opositor tiene problemas que le dificultan la lucha para evitar una derrota a manos de Liberación Nacional.
La Unidad Social Cristiana se divide entre la vieja guardia, liderada por Rafael Angel Calderón, y diversos líderes emergentes, entre ellos Pedro Muñoz y Gerardo Vargas, así como el perenne contendiente, Luis Fishman.
Acción Ciudadana está partida entre Román Macaya y Epsy Campbell, ninguno de los cuales es tan popular como su predecesor.
Por su parte, el Movimiento Libertario ha sido dañado por las denuncias de supuesto financiamiento ilegal de campañas.
El concepto de la coalición puede durar o no más que los jeans ajustados.
Mientras tanto, los fashionistas políticos ya están trabajando en nuevos diseños.
La Tercera Venida.
El Organizador Omnisciente.
El hombre o mujer del misterio, que salvará al país de la corrupción y el clientelismo.
A ver, quién estará de moda en setiembre.

Fred Blaser
Co Presidente
República Media Group