Enviar

¿Puede decir, de manera sencilla, cuál es la estrategia de su empresa? Si la respuesta es no, ese es el paso #1. El punto de partida es definir el propósito estratégico, que es una declaración de cómo la misión (largo plazo) de la organización enmarca la estrategia (mediano plazo). Para qué existe la empresa y, por ende, ¿cuál es su principal objetivo estratégico?

Una vez que lo haya definido, el reto es que todos los colaboradores de la organización piensen de la misma forma, y más aún, actúen en concordancia.

La cultura de la organización puede facilitar (o impedir) que se cumpla el propósito estratégico. Si las creencias latentes y los comportamientos manifiestos de los líderes —entre otros componentes de la cultura organizacional— no armonizan con la estrategia, al final del día las cosas no van a pasar.

Para lograr este alineamiento, siga los siguientes pasos:

1) Consulte con líderes de su organización su opinión sobre el propósito estratégico. ¿Es algo posible de lograr en la empresa, tal cual es hoy? Si no, ¿qué cambios se necesitarían?

2) En conjunto con sus líderes, diseñe los procesos, prácticas y estructuras que apoyen las creencias compartidas que apunten a las fortalezas de la empresa. Eso motivará los comportamientos en la dirección correcta.

3) Indague sobre cómo sus clientes perciben su empresa. La identidad externa (tal y como sea percibida por los clientes) de la compañía es una excelente realimentación sobre su cultura organizacional.

4) Fortalezca una cultura de confianza. Observe cómo se relacionan las personas en la organización. La confianza es uno de los ingredientes principales del compromiso, así que crear una cultura de confianza es fundamental para aumentar el desempeño y lograr el propósito estratégico.

5) Construya, transmita y fortalezca los valores y las creencias de su empresa a través de todos los canales de comunicación interna (emails, afiches, newsletters, revistas, eventos, redes sociales, reuniones de equipo, juegos corporativos, etc.). De esta manera obtendrá colaboradores más identificados con un compromiso afectivo real, alineado a su propósito estratégico.

6) La disposición y la decoración de su empresa influye en la productividad de sus colaboradores. Considere lo que quiere reflejar sobre la personalidad y la cultura de su empresa a la hora de diseñar el espacio de trabajo. La identidad se puede reflejar mediante el color de las paredes, la selección de los muebles o el tipo de iluminación. Cada uno de estos aspectos aporta a la construcción del sentimiento de pertenencia, inspirando la innovación y la creatividad.

Ver comentarios