Enviar

Cierre de mercado japonés sepulta empresa

• Compañía demandará al
Ministerio de Agricultura por considerar que actuó irregularmente en el otorgamiento de certificado

 • Patagonia Beef, dedicada a la exportación de carne hacia Japón, despidió ayer a la mitad de sus trabajos.

Israel Aragón
[email protected]

La compañía Patagonia Beef, instalada en Río Segundo de Alajuela, debió cerrar sus operaciones ayer luego de que el gobierno japonés anunciara la decisión de prohibir la importación de carne proveniente de Costa Rica, pues la empresa dependía por completo del mercado nipón.
La firma de capital chileno y costarricense debió despedir la tarde de ayer a 12 de sus 25 operarios, pues la planta en que procesaba las lenguas bovinas que exportaba estaba diseñada exclusivamente para proveer al mercado japonés, donde se encontraban todos sus clientes, informó su presidente José Antonio Eugenin.
La exportadora de lengua de vaca empezó tres años atrás las gestiones para acreditarse como exportadora al mercado japonés, reconocimiento que recibió por medio de un certificado del Ministerio de Agricultura (MAG) el pasado 1º de junio.
Posteriormente, el 20 de julio, el Ministerio informó a Japón que la planta de la empresa, inspeccionada el 20 de junio, cumplía con los requisitos necesarios para abastecer el mercado nipón, razón por la que la compañía empezó a enviar muestras de su producto a sus clientes allá.
De acuerdo con Eugenin la empresa indicó al MAG al momento de la inspección que la carne que exportaban era importada de Estados Unidos, situación a la que el MAG no habría señalado ningún problema.
“Fuimos claros en señalar el origen de nuestras materias primas (son importadas de Estados Unidos) y se nos dijo que de acuerdo con un convenio que existe con Japón para la exportación de carne era permitido importarla de terceros mercados”, afirmó Eugenin.
Sin embargo, en 2003 Japón sacó a Estados Unidos de esa lista de países de los que era posible importar la carne para colocarla luego en su mercado, algo con lo que no contaba la empresa.
“Mañana mismo vamos a presentar un recurso contra el MAG y luego una demanda por $2 millones, lo que costó la construcción de la planta, y por el dinero que dejaremos de percibir por no poder exportar las lenguas”, agregó Eugenin.
“Se nos dijo que con el proceso que se le daba en el país se le confería el origen, por lo que se podría decir que era costarricense”, dijo el presidente de Patagonia Beef.

Ver comentarios