Cicatrices menores a un centímetro promete nueva técnica
A este procedimiento quirúrgico se pueden someter menores de meses hasta los 18 años, aseguró César Molina, cirujano pediatra. Esteban Monge/La República
Enviar

Menor tamaño en cicatrices luego de una intervención quirúrgica, menos dolor postoperatorio y una recuperación más rápida es lo que promete una técnica pediátrica.

Se trata de la cirugía laparoscópica que ofrece Lindora Medical Center, gracias a una moderna torre tecnológica que brinda monitoreo antes, durante y después del procedimiento.

“Esta cirugía es una técnica de mínima invasión, ya que permite escasa interacción entre cirujano y paciente. Realizamos incisiones diminutas, heridas desde los 0,3 milímetros a un centímetro de largo máximo, por donde introducimos instrumentos que permiten ejecutarlas”, explicó César Molina, cirujano pediatra.

En esa pequeña ranura ingresa la torre laparoscópica, por un lado se transmite luz para iluminar la cavidad abdominal mientras se observan las imágenes del interior con una cámara conectada al lente.

Además de los beneficios estéticos, este procedimiento reduce el porcentaje de infecciones o complicaciones relacionadas con cirugías y las estancias hospitalarias (los internamientos no superan las 24 horas).

En hospitales públicos esta opción en pediatría no se ofrece como un tratamiento de primera línea y la razón es que en muchas ocasiones no se cuenta con el equipo necesario.

Estas cirugías se realizan en menores con apenas meses de nacidos hasta los que alcanzan la mayoría de edad.

Cualquier paciente puede optar por esta cirugía, pero hay excepciones muy específicas, como por ejemplo quienes padecen enfermedades del corazón o aquellos menores que se sospecha tienen una infección dentro del abdomen.

La mayoría de los casos que acuden es por apendicitis, piedras en la vesícula y operaciones ginecológicas de la niñez.

 



ASÍ SE APLICA


El proceso quirúrgico de laparoscopia se realiza en cuatro pasos

  • Se hace la incisión que va desde los 0,3 mm a 1 cm
  • Se introduce la aguja por donde pasa dióxido de carbono al abdomen, que ayudará a expandir el área para que el cirujano tenga más espacio para operar y ver los organos con más claridad.
  • Por medio de una sonda se pasa una videocámara para observar el interior de la pelvis y el abdomen.
  • Después del examen, se extraen el laparoscopio, los instumentos y el gas, y se cierran las incisiones.

 


Ver comentarios