Logo La República

Martes, 20 de noviembre de 2018



COLUMNISTAS


CHSPORROTEOS

Alberto Cañas [email protected] | Miércoles 04 abril, 2012



CHSPORROTEOS

La poco sorpresiva por esperable renuncia del Ministro de Hacienda don Fernando Herrero, le pudo servir a la Presidenta para introducir un poco de aire fresco a la Casa Presidencial.
Pero siguiendo su inveterada costumbre de jugar “huevos” en su gabinete, nombró, para sustituirlo, a uno de adentro: El Vicepresidente Liberman.
Le quedan, pues, a doña Laura, dos vacantes llenables en su gabinete.
La próxima que se presente (así sea el Ministerio de Salud) le toca llenarla al vicepresidente Alfio Piva. Y si se produce otra renuncia, no le quedará más remedio a la Presidenta Chinchilla, que nombrarse a sí misma para llenar la vacante.
Lo cual merecerá una mención inevitable en el Libro Guinness de records mundiales.
¿Y si se produce una tercera vacante en los dos años que faltan?
Pues simplemente se quedará en vacante hasta el fin del gobierno, para que no vengan extraños a meterse dentro del círculo íntimo que pasa por ser Consejo de Gobierno y donde no se sabe todavía si al notable Canciller Castillo (el mejor nombramiento que ha hecho doña Laura en sus casi tres años de gobierno), lo ven con ojos raros los otros ministros por haber venido de afuera y no ser de entre casa.
El estimable señor Liberman es el primer banquero privado que llega a ocupar un Ministerio en el gobierno de Costa Rica. Es de presumir que, si las cosas no cambian, vendrán en el futuro otros y otros, hasta llegar a lo que parece ser un ideal de lo que antaño fuera el Partido Liberación Nacional.
Vaya alistándose, don Alfio, para llenar la próxima vacante.

Alberto F. Cañas